Ultimas imágenes de Curiosity

El viaje de Curiosity. Sol 0-1526.(Diego Fraier
El brazo del rover, con su equipo de instrumentos, elevándose sobre el horizonte. Sol 1620

martes, enero 03, 2017

Crónicas de una despedida (3): Cuando sus ojos se cerraron

Así fue la última imagen de navegación tomada por Cassini.

Saber planear la trayectoria de tu sonda espacial, sobretodo si ya se encuentra en órbita alrededor de un planeta como Saturno y su reino de lunas, es un ejercicio de delicada medición de distancias, cálculos precisos y constante seguimiento desde la Tierra, mediando el efecto Doppler de las señales de radio que llegan de ella para saber su posición, dirección y velocidad de desplazamiento. Curiosamente, aunque en ocasiones podemos suponer que es una pieza fundamental, la toma de imágenes no es la mayor de las herramientas de la que disponen el equipo de navegación para orientarse. No es así en el caso de vehículos de superficie, como Opportunity y Curiosity, pero cuando hablamos de volar entre mundos, estos suelen ser más "a ciegas" de lo que imaginamos.

Cassini es todo un ejemplo de ello. Desde su lanzamiento, en 1997 ha tomado solo 2817 imágenes destinadas a la navegación. Pueden parecer muchos, pero si las comparamos con las cientos de miles reunidas con objetivos científicos, la proporción es minúscula. Solo fueron sido necesarias para ajustar cálculos previos de cara de los sobrevuelos de sus lunas, algunos realmente en vuelos rasantes, y para confirmar la posición general. Unas pocas, capturando el objetivo del momento contra un fondo de estrellas conocidas, eran suficiente para confirmar que lo estimado encajan con la realidad. Y hacer las correcciones necesarias en caso de que no sea así.

Pero nada muestra su carácter de elemento extra, de ayuda más que elemento clave de ella, que la imagen de navegación que Cassini captó el 20 de Septiembre de 2016, con Rea de protagonista. Sería una más en circunstancias normales, pero ya nada es "normal" para ella, que está afrontando sus últimos meses. Y es que esa  fue la última destinada a tal propósito. Desde ese día y hasta el final mismo de su existencia ya no mirará de nuevo a su alrededor para orientase. Todas y cada una de las imágenes que vendrán tendrán objetivos científicos.¿Y como sabremos donde está en cada momento? Con las ya mencionadas señales de radio de la sonda y el efecto Doppler. Solo con eso el equipo en tierra podrá enviarla exactamente donde se quiere, rozar los anillos, pasar entre ellos y apenas a unos miles de Kilómetros por encima de la capa superior de nubes del planeta, y finalmente hacia su viaje final hacia su destrucción. 

Así de profundo es nuestro control sobre su posición, velocidad y trayectoria, y buenas las simulaciones que manejan su equipo para preparar el camino futuro. Cassini llevará adelante sus vuelos más arriesgados y necesariamente precisos de esta forma, con sus ojos cerrados a nada más que la exploración. Con esa última imágen se cerró otra etapa, quizás relativamente secundaria, pero que no deja de tener, si se sitúa en su contexto, una evidente carga simbólica. 
 
La última mirada de Cassini para orientarse, centrada en Rea. Una serie de estrellas ya conocidas, aquí marcadas, permitió a los encargados de navegación saber si la trayectoria era la buscada.

A partir de ahora y hasta su final, en Septiembre de este año, el equipo de Cassini orientará la sonda a partir de sus señales de radio y el efecto Doppler que lleve consigo. Esto permitirá saber posición, velocidad y dirección. Sus ojos, en lo que respecta a la orientación, se han cerrado para siempre. 
 
El efecto Doppler permite conocer el cambio de posición de un objeto, si se mueve hacia nosotros o si por el contrario se aleja, así como su velocidad.

Cassini Takes Final OpNav Image