Ultimas imágenes de Curiosity

"Vera Rubin Ridge", una elevación compuesta de una gran cantidad de óxidos de Hierro, vista por la ChemCam en Sol 1,745
Fobos saliendo de un eclipse.Sol 1730

miércoles, enero 25, 2017

Camino a 2014 MU69

Como será, que se espera ver y cuales serán los pasos previos al encuentro con este pequeño mundo.

Plutón ya quedó atrás, muy atrás. Parece que fue ayer cuando marcaba una meta lejana y soñada, pero hoy ya forma parte de un pasada maravilloso del que solo queda el recuerdo. El tiempo pasa realmente rápido. Pero no hay descanso para la New Horizons, la cual, una vez "liberada" de todo el cargamento de imágenes y datos reunidos durante su encuentro plutoniano, mira ya hacia adelante, hacia un pequeño punto de luz situado a 18 meses de distancia. Cuando ocurra se convertirá en el mundo más lejano visitado por la Humanidad, un momento fugaz, ya que pasará a una velocidad relativa de 14 Kilómetros/Segundo con respecto a un cuerpo celeste posiblemente (aunque no lo sabemos con seguridad) no mayor de 45 Kilómetros de diámetro. Pero durante unas horas se espera ser capaz de reunir suficiente información para desvelar su naturaleza, así como imágenes suficientemente buenas para desvelar claramente detalles de la superficie.

"No sé si tendrá es aspecto de una mora, con pequeños bultos unidos entre ellos...o si va a ser un fragmento de un cuerpo más grande", explica Will Grundy, co-investigador del equipo New Horizons del Observatorio Lowell. "Pero va a ser muy divertido, y todo esto comenzará a ocurrir a finales del próximo año". Los científicos no están seguros del tamaño exacto del objeto, su forma, velocidad de giro, color, o si tiene lunas o anillos. "Es básicamente una fuente puntual", refiriéndose a su apariencia en las imágenes del Telescopio Espacial Hubble."No hemos visto compañeros, pero no somos suficientemente sensibles para captarlos. Realmente no sabemos cual es su período de rotación o la amplitud de su curva de luz. Parece que podría ser de color rojo, pero el margen de error es muy amplio"

Alan Stern, investigador en jefe de la misión New Horizons cree probable de que 2014 MU69 sea un resto de los hielos y fragmentos de roca que formaron objetos más grandes en el sistema solar exterior. "Los pequeños objetos del Cinturón de Kuiper como MU69, al que sobrevolaremos en 2019, se cree que son los bloques de construcción de los pequeños planetas como Plutón y los otros". De ahí en interés por visitar lo que podría ser un fragmento inalterado de los primeros tiempos del Sistema Solar.

Lo que New Horizons desveló en Plutón no hace sino aumentar el interés."Una cosa que hemos aprendido es que los planetas pequeños pueden ser tan complejos como uno grande, y eso realmente sobrepasó nuestras expectativas", explica Stern. "No pensábamos que un mundo del tamaño de Norteamérica podría ser tan complejo como Marte o como la Tierra, y sin embargo eso es lo que encontramos. Además, también encontramos que Plutón está geológicamente vivo, incluso hoy en día está esculpiendo nuevas estructuras, y que hay flujos glaciales y otros tipos de actividad en la superficie que no pensábamos que podría suceder miles de millones de años después de su formación. Dábamos por supuesto que ya se habría enfriado y  habría agotado la energía interna, pero, de hecho, no es eso lo ocurrido, y esos dos descubrimientos realmente cambiaron el paradigma de la ciencia planetaria y estimularon nuestro apetito por la exploración futura del Cinturón de Kuiper".

Pero lograrlo no será sencillo. En realidad representa un reto mayor que Plutón, del cual conocíamos con bastante exactitud su órbita, velocidad de desplazamiento y posición en cada momento. Incluso se tenía una ligera idea de lo que se podía ver y donde, hasta el punto que el sobrevuelo se diseñó con mucho cuidado para que el hemisferio que estuviera mirando hacia la sonda durante la máxima aproximación coincidiera con la que parecía la mayor estructura del planeta, una enorme mancha de color brillante que ahora conocemos como Sputnik Planum. Nada de eso será posible con 2014 MU69, del que no sabemos casi nada, incluido su posición y desplazamiento exacto. En esto el Hubble y el telescopio GAIA, deberán ofrecer los datos necesarios para ajustar la trayectoria de la sonda.

El plan actual implica que New Horizons pase a unos 3.000 kilómetros de distancia, suficientemente cerca para que la cámara principal de la sonda pueda captar la superficie con cierto detalle. Pero no es una cifra ya establecida, ya que muchas cosas pueden cambiar los próximos meses, a medida que nuevos datos permitan ir dando forma a un escenario más claro. Así, a finales de este año, se espera que 2014 MU69 protagonice una ocultación estelar, pasando por delante de una estrella concreta. De ahí es posible que se saquen datos sobre su forma y tamaño, así como la posible presencia de lunitas, anillos o nubes de partículas. Si así fuera el caso la sonda sería enviada a mayor distancia por motivos de seguridad. También existían planes parecidos con Plutón, pero al final no fueron necesarios. Veremos si aquí ocurre lo mismo.

"A medida que aprendamos más acerca de la órbita de MU69 y sepamos exactamente a donde nos tenemos que dirigir, ejecutaremos algunas correcciones de trayectoria, posiblemente hasta 10", explica Helene Winters, directora del proyecto New Horizons en la Universidad Johns Hopkins.Ya se han realizado cuatro, y una 5ª está programada para el 1 de Febrero. La seguirán otras, de eso podemos estar seguros. Mientras tanto la programación de la que será una apretada agenda de toma de datos e imágenes ya está en desarrollando, aunque como la propia trayectoria de la sonda seguramente será revisada, actualizada y reescrita al ritmo de las nuevas informaciones que vayan llegando.

El viaje hacia MU69 justo acaba de comenzar, pero será esta más rápido si se le compara con la larga espera que afrontamos hasta llegar a Plutón. No podemos esperar algo tan espectacular con este último, pero para los astrónomos representa poder alcanzar los restos helados de lo que un día dio forma a nuestro Sistema Solar, llegar el principio del camino que llevó hasta nosotros, y que seamos ahora los que vamos a su encuentro. Así de importante es la odisea de la New Horizons, así de trascendente es que lo logremos, así de afortunados somos de poder vivirlo.

El salto desde Plutón hasta MU69, del que lleva algo más de 1/3 del viaje. El descubrimiento y selección de este objetivo fue realizada poco antes del paso por Plutón, siendo de los pocos que estaban al alcance de la sonda  y su capacidad de corregir su trayectoria. Fue una suerte encontrarlo, ya que de lo contrario un encuentro cercano con un objeto de esta clase de debería haber descartado por completo.

2014 MU69 desplazándose sobre el fondo de estrellas. Un tenue punto de luz es casi todo lo que es este pequeño mundo para nosotros. En los próximos 18 meses las cosas cambiarán radicalmente.
 
Hubble y Gaia deberán aportar datos clave que permitan definir con exactitud el movimiento orbital de MU69, con los cuales el equipo de navegación de la New Horizons podrá ir afinando la trayectoria de la sonda.

El telescopio infrarrojo aerotransportado SOFIA apoyará también el viaje de New Horizons, al seguir la ocultación estelar que MU69 protagonizará a finales de año. Dada la estrecha y en rápido desplazamiento franja de superficie terrestre donde se podrá observar, este ingenio, que en su momento estuvo virtualmente cancelado por los recortes presupuestarios de la Administración Obama, será ahora clave para esta misión a territorios desconocidos.

New Horizons to continue mission of discovery with Kuiper Belt encounter

No hay comentarios: