Ultimas imágenes de Curiosity

El viaje de Curiosity. Sol 0-1526.(Diego Fraiese)
En las oscuras dunas de Murray Buttes.

miércoles, noviembre 09, 2016

Un Universo en tecnicolor

Desvelando el firmamento en ondas de radio. 

Nuestros ojos miran el mundo que les rodea a través de una muy estrecha franja del espectro electromagnético, el que llamamos, de forma un poco egocéntrica, "espectro visible". Al resto de las especies con las que compartimos este planeta, especialmente aquellas que también están dotadas con ojos altamente evolucionados, les ocurre básicamente lo mismo, aunque con una zona de sensibilidad y amplitud algo variable. Más allá existe mucho más luz de la que podemos ver, longitudes de onda invisibles para nuestro sentido principal. Pero no para nuestra tecnología.

El MWA (Murchison Widefield Array) es un radiotelescopio a baja frecuencia situado en el observatorio del mismo nombre, al noreste de Australia, que funciona en radioondas de entre 70 y 320 MHz. Es decir, observa el Universo en ondas de radio. Y recientemente nos ofreció catálogo de trescientas mil galaxias en el marco del sondeo GLEAM (GaLactic and Extragalactic All-sky MWA), uno de los mayores que opera en esa frecuencia del espectro, aplicando diferentes grados de color según la amplitud exacta, en una forma correlativa a como vemos la luz visible con nuestros ojos. Es decir, rojos para las bajas y azuladas para las altas. Aunque con muchas más tonalidades.

Y el resultado es un nuevo firmamento, un nuevo Universo habitualmente fuera de nuestro alcance, aquel que brilla muy lejos de nuestros ojo."El ojo humano ve a partir de la comparación de brillo en tres colores primarios diferentes, rojo, verde y azul", recuerda Natasha Hurley-Walker, investigadora de la Universidad de Curtin y el centro ICRAR que encabeza el trabajo, "pero GLEAM hace algo incluso mejor que eso, puesto que ve el cielo en veinte colores primarios". Así, estamos ante el primer sondeo del cielo en radio en tecnicolor. "Esto es algo mucho mejor que lo que pueden hacer los humanos, e incluso bate el récord del animal con mejor visión, la mantis religiosa, que puede ver doce colores primarios distintos", afirma la investigadora.

Evidentemente este esfuerzo no tiene solo una vertiente artística, por mucho que sea inspiradora, sino que abre las puertas a fenómenos celestes."Nuestro equipo está utilizando este sondeo para averiguar qué ocurre cuando colisionan los núcleos de galaxias.También somos capaces de observar los remanentes de explosiones de las estrellas más antiguas de nuestra galaxia, y estudiar el primer y último aliento de los agujeros negros supermasivos", señala Hurley. "GLEAM es uno de los mayores sondeos del cielo en radio jamás realizados, y su área cartografiada es enorme", afirma Randall Wayth, director asociado del MWA."Son extremadamente valiosos y se usan en diversas áreas de la astrofísica, a menudo en formas que los investigadores que lo llevaron a cabo nunca habrían imaginado".

Como un libro del que solo somos capaces de leer unas pocas páginas, el firmamento tiene otros aspectos, otros rostros, solo visibles a través de esa otra luz que no podemos ver. Cada una de ellas desvelando una naturaleza completamente única. Y cuando somos capaces de desvelarlas, no podemos sino asombrarnos de lo poco que sabíamos en realidad.

El firmamento en "radio color". La Vía Láctea es visible como una banda a través del cielo y los puntos más allá son algunas de las 300.000 galaxias observadas. Rojo indica las frecuencias más bajas, verde las frecuencias medias y azul las frecuencias más altas.

El espectro electromagnético, del cual nuestros ojos solo captan una pequeña franja, llamada "visible". El resto, su inmensa mayoría, permanece fuera de su alcance. Solo nuestra tecnología permite desvelar y observar el universo a través de ella.


Technicolor Galaxies

Un radiotelescopio australiano ve el cielo en tecnicolor

2 comentarios:

marco antonio dijo...

PORQUÉ ME GUSTA LA ASTRONOMIA

Es una historia
de como empecé
a escribir versos
cuando de niño miraba
como el Sol
con su luz cubría
todo lo que yo miraba.

Es una historia de como
al sentirme triste
me lleno de poca o bastante
tranquilidad al observar
las luces de la luna
y las estrellas.

Me gusta la astronomía
porque me siente a poesía,
describe cosas fantásticas
como púlsares, agujeros negros,
novas, supernovas,
nebulosas que forman mundos
o una gran explosión que originó
todo lo existente
y que quizás nunca existió.

Me gusta la astronomía
porque la luz me sabe a vida
y a eternidad,
si se apaga en unos lados
se enciende en otros.

Me asombra que seres
con vida de menos
de cien años
indaguen sobre millones
de años luz, sobre millones de galaxias
y estrellas
que son mucho más grandes
que la tierra
y que contienen millones de ellas;
que piensan que se puede
hacer habitables
planetas que son un desierto
sin atmósfera o con
artmósfera diferente
a la de la tierra,
con diferente gravedad
y un sinnmuero de sinembargos.

Me admiro cuando se dice
que algunas de las estrellas que yo observo
quizás no existen
porque la luz que yo miro
viajó hace largo tiempo.

Me gusta la astronomía
porque amo el Sol, la luna y las estrellas,
porque sé que
en otros mundos lejanos
gente quizás con diferente estructura
a la nuestra dirán:
¿Existe vida en otros lugares?

Poema de Marco Antonio Morales O.
Guatemalteco
Derechos Reservados

Tokaidin dijo...

Maravilloso. Un gran aplauso por mio parte ;)