Ultimas imágenes de Curiosity

El viaje de Curiosity. Sol 0-1526.(Diego Fraiese)
En las oscuras dunas de Murray Buttes.

viernes, julio 22, 2016

La última frontera

Viajando 4.000 millones de años en el espacio y el tiempo, hasta el cúmulo galáctico Abell S1063.

Espacio...la última frontera. Esto son los viajes del telescopio espacial Hubble, que continúa su misión de exploración de mundos desconocidos mirando allí donde ningún telescopio ha podido observar antes. No se mueve de la vecindad de la Tierra, pero su visión nos adentra en la distancia más insondable, hacia los tiempos más lejanos, tanto que ni la nave estelar Enterprise puede alcanzar.

La ESA y la NASA quiso aportar su granito de arena a los actos que actualmente celebran el 50 aniversario de la saga Star Trek, presentando una nueva y espectacular imagen de la auténtica última frontera, en ese caso un cúmulo de galaxias situadas a 4.000 millones de años luz de la Tierra, o lo que es lo mismo, las estamos viendo tal como eran cuando el Sol y el resto del Sistema Solar estaba viviendo sus primeras etapas de formación, y nuestro planeta posiblemente aún estaba lejos de ver florecer la vida por primera vez. En cierta forma es como si viéramos los límites de nuestro mundo.

Pero no del mismo Universo. Y si Abell S1063 es tremendamente interesante, aún resulta más excepcional por lo nos permite ver,  ya que lejos de ser unas barrera que nos oculta lo que existe más lejos, es en realidad una ventana hacia los confines del espacio y el tiempo. La enorme masa del cúmulo distorsiona y magnifica la luz de las galaxias que se encuentran detrás de él, debido al efecto conocido como lente gravitacional. Esto permite que el Hubble observar galaxias que de otro modo serían demasiado débiles para ello y hace que sea posible buscar, y estudiar, la primera generación de galaxias en el Universo

Los primeros resultados de la exploración de Abell S1063 prometen notables nuevos descubrimientos. Por ejemplo, permitió detectar una galaxia que se sitúa, según los astrónomos, a apenas mil millones de años después del Big Bang, y que sería invisible sin este efecto lente cósmico. Y también otras dieciséis galaxias de fondo, cuya luz ha sido distorsionada por el cúmulo, causando múltiples imágenes de ellas para aparecer en el cielo. Todo esto ayudará a los astrónomos a mejorar sus modelos sobre la distribución de la masa de Abel S106, tanto de la materia ordinaria como de la oscura.

Espacio...la última frontera. Y como diría Spock, fascinante!

Abell S1063, un cúmulo masivo de galaxias, tanto que distorsiona el espacio a su alrededor y actúa como una lenta que amplifica la luz de objetos situados detrás suyo. Entre ellas no pocas galaxias, que aquí aparecen como líneas luminosas a causa de esa misma distorsión. En algunos casos nos la muestra con su imagen duplicada.

La lente gravitatoria, que recibe ese nombre porque actúa sobre las imágenes de objetos situados por detrás de ella vistos desde la Tierra de una forma parecida a un gran telescopio, magnificándola. Eso permite observar galaxias que de otra forma serían invisibles. Un regalo del Universo que nos permite ir más allá de lo podríamos por nosotros mismos.

Y que lo diga, señor Spock. Y que lo diga... 

Space... the final frontier