Ultimas imágenes de Curiosity

El viaje de Curiosity. Sol 0-1526.(Diego Fraiese)
En las oscuras dunas de Murray Buttes.

lunes, abril 11, 2016

Un rostro resplandeciente

El paso del cometa por las cercanías del Sol "limpió" parcialmente la superficie y la hizo más brillante. 

Cuando llegó, Rosetta encontró un cuerpo increíblemente oscuro, que reflejaba alrededor del 6% de la luz visible que caía sobre él. Esto se debía a que la mayor parte de la superficie estaba cubierta de una capa de polvo oscuro y seco compuesto por una mezcla de minerales y sustancias orgánicas. Poco tenía que ver con la imágen que solemos asociar con los cometas, al que imaginamos como algo brillante y espectacular. En realidad es fruto de la luz solar que refleja el material expulsado cuando se aproxima al Sol. El auténtico cometa, lo que solemos llamamos núcleo cuando son activos, suelen tener un oscuro corazón. 67P/Churyumov–Gerasimenko, como vemos, no es una excepción.

Sin embargo su paso a través de la luz del Sol deja su imprenta en ellos, y durante cierto tiempo cambian de color y se hacen más luminosos, fruto de que el paso por las cercanías de nuestra estrella  elimina la superficie vieja para abrir paso a un material más fresco. Así lo muestran los hallazgos realizados por Rosetta hasta Noviembre de 2014, tiempo durante el cual estuvo operando a una distancia entre los 100 km y los 10 km del núcleo. Al mismo tiempo, el propio cometa se desplazaba a lo largo de su órbita, pasando de los  542 Millones de solo 438. La cámara VIRTIS controlaba los cambios en la luz reflejada desde la superficie en un amplio rango de ondas infrarrojas y visibles, detectando así pequeños cambios en la composición de la capa más exterior del cometa.

VIRTIS nos mostró como a medida que las capas de polvo "viejas" eran expulsadas lentamente, iba surgiendo material más fresco de forma gradual. Esta nueva superficie era más reflectante, lo que provocaba que el cometa se viera más brillante, y más rica en hielo, dando lugar a patrones más azulados.

Y no un aumento testimonial. De media, el brillo del cometa cambió un 34%. En la región de Imhotep, el porcentaje de luz reflejaba pasó de un 6,4% a un 9,7% durante los tres meses que duraron las observaciones. "Parece que la tendencia general es que aumente el agua helada en las capas superficiales del cometa, lo que provoca un cambio en las firmas espectrales observadas. En ese sentido, parece como si el cometa cambiase de color ante nuestros propios ojos", declara Gianrico Filacchione, autor principal de este estudio. "Esta evolución es consecuencia directa de la actividad ocurrida sobre la superficie y justo debajo de la superficie del cometa. La desaparición parcial de la capa de polvo provocada por el inicio de la actividad gaseosa es la causa probable de la creciente abundancia de agua helada en la superficie".

"Las propiedades de la superficie son verdaderamente dinámicas, cambian con la distancia del Sol y los niveles de actividad ", añade Fabrizio Capaccioni, investigador principal de VIRTIS. "Hemos empezado a analizar los conjuntos de datos posteriores y ya podemos afirmar que la tendencia continúa en las observaciones realizadas después de noviembre de 2014". "Hasta el momento, ninguna misión a un cometa había observado la evolución de las propiedades de la superficie con la actividad y es uno de los objetivos científicos principales de la misión Rosetta", informa Matt Taylor, jefe científico del proyecto Rosetta de la ESA "Es maravilloso ver publicados artículos científicos sobre este tema y estamos impacientes por ver cómo cambian las cosas en el transcurso de la misión".

En general, las partes más oscuras, que contienen polvo seco hecho de una mezcla de minerales y orgánicos, reflejan la luz en longitudes de onda más rojas, mientras que las regiones activas y donde queda expuesta más material rico en hielo rico en agua es más azul. VIRTIS muestra que incluso en los primeros tres meses de estudio del cometa los cambios globales medias fueron notables, con una tendencia general del cometa en hacerse más brillante y más rico en hielo de agua. Esto es particularmente notable en la región Imhotep.

Imhotep, la zona donde los cambios han sido más evidentes y drásticos.

La actividad al aproximarse al Sol "limpió" el rostro del cometa de parte del material oscuro que lo cubría, haciendo que aumentara su resplandor.  

El cometa que cambia de color.