Ultimas imágenes de Curiosity

El viaje de Curiosity. Sol 0-1526.(Diego Fraiese)
En las oscuras dunas de Murray Buttes.

miércoles, enero 13, 2016

Un pequeño mundo en todo su esplendor

Dawn nos envía las fotografías más detalladas jamás tomadas de la superficie de Ceres.

Se encuentra ya su órbita defintiva, la más cercana de todas ellas y donde permanecerá todo lo que le queda de misión, así como un tiempo indefinido una vez que, agotado el combustible que le permite mantener una orientación estable, cesen sus transmisiones y se convierta en el primer y metálico satélite de este planeta enano. Aunque eso es algo que posiblemente no ocurrirá hasta entrado 2017. De momento aún tiene mucho tiempo por delante, y separado de la superficie por apenas 380 Kilómetros, sus imágenes son ya de una calidad extraordinaria, cargadas todas ella (que es lo que realmente importa para los científicos de la misión) de información de todo tipo, listas para ser procesada, estudiada y, con el tiempo, dar lugar a un modelo realista del pasado y presente de Ceres.

Este es el caso del cráter Kupalo (en referencia al dios eslavo de la vegetación y la cosecha), uno más jóvenes de Ceres, y donde encontramos elementos fascinantes. Muestra una notable presencia de material brillante expuesto en sus laderas, que podrían ser sales, y su suelo plano probable posiblemente se forma a partir de la masa fundida resultante del impacto. impacto y escombros."El cráter y sus depósitos recientemente formados serán un objetivo prioritario de estudio", explicó Paul Schenk, miembro del equipo científico de la sonda Dawn.

Otros protagonistas en estas últimas imágenes es el interior del cráter Dantu (126 Kilómetros de diámetro), donde Dawn observó una densa red de fracturas, similares a las que observan en el interior del cráter Tychio, uno de los más jóvenes de nuestra Luna. Este agrietamiento puede haber sido resultado del proceso de enfriamiento y solidificación del magma generado por el impacto, o quizás en una explicación alternativa, por la elevación del suelo del cráter fue levantada después de que se formara, rebotando hacia el exterior después de unos primeros momentos de compresión. A 32 kilómetros encontramos otro cráter cubierto de fuertes pendientes y crestas. Estas características probablemente se formaron cuando se derrumbó parcialmente durante el proceso de formación.

Otros instrumentos también han comenzado a trabajar de forma intensiva desde la llegada a la órbita final. El espectrómetro visible e infrarrojo está examinando la luz reflejada por Ceres en diferentes longitudes de ondas, lo que que le ayudará a identificar los minerales presentes en su superficie. Por su parte, el detector de Rayos gamma y Neutrones también está manteniendo ocupado a los científicos. Sus datos ayudarán a determinar la abundancias de diferentes elementos en la superficie de Ceres, junto con los detalles de la composición del planeta enano que ofrecerán importantes pistas sobre su evolución hasta el día de hoy.

"Cuando nos pusimos rumbo a Ceres al completar nuestra exploración de Vesta, esperábamos ser sorprendido por lo que nos encontramos en nuestra próxima parada. Ceres no defraudó", dijo Chris Russell, investigador principal de Dawn. "Donde quiera que miremos en estas nuevas observaciones de altitud baja, vemos accidentes geográficos sorprendentes que hablan del carácter único de este mundo más increíble". Los próximos meses, como mínimo hasta Junio de 2016, momento en que termina la misión primaria y posiblemente algunos meses más de la mano de la aprobación de una extensión en su actividad, seguiremos desvelando su rostro con todo detalle. Y con ello la naturaleza mucho más complejo de lo que su pequeño tamaño o su aspecto "lunar" pueda hacernos imaginar.

El cráter Kupalo, de 26 Kilómetros de diámetro. Se observan la abundante presencia de material de color blanco en su laderas, que podrían ser sales, relacionadas con la presencia de agua. Destaca también su plano interior. Es una de los objetivos de estudio prioritario para los científicos de Dawn.

El fracturado interior del cráter Dantu, similar a lo que se observa en el interior del joven cráter lunar Tycho. Como en muchas otras imágenes, encontramos zonas con material blanco.

El cráter Messier (40 kilómetros de diámetro), que se encuentra en las latitudes medias del hemisferio norte de Ceres. La escena nos revela un cráter antiguo, donde un flujo de material, expulsado por la formación de otro cráter posterior, lo cubrió en parte.

El cráter Cerean, lleno de crestas empinadas a causa de su colapso. 

New Details On Ceres Seen in Dawn Images