Ultimas imágenes de Curiosity

El viaje de Curiosity. Sol 0-1526.(Diego Fraiese)
En las oscuras dunas de Murray Buttes.

jueves, enero 14, 2016

En las fronteras de la luz

Juno se convierte oficialmente en el vehículo alimentado por energía solar más alejado del Sol.

A las 19:00 UTC de este pasado 13 de Enero se situaba a 793 millones de Kilómetros de nuestra estrella, aún a 6 meses y 100 millones de Kilómetros de Júpiter, su meta final. Una cifra sin mayor transcendencia, más allá de recordarnos lo lejos que está de nosotros y lo cerca que se encuentra ya del gigante alrededor del cual entrará en órbita a mediados de este año. Sin embargo tiene su importancia en el libro de los récords, ya que implica haber superado un nuevo límite, impensable hace tiempo. Rosetta lo ostentó hasta ese día, cuando sus 792 millones de Kilómetros quedaron superados. Ahora pertenece a Juno.

Lanzada en 2011, fue la primera sonda basada en energía solar diseñada para operar mucho más allá de Marte, siendo capaz de adentrarse en el Sistema Solar exterior hasta alcanzar Júpiter y vivir de la limitada luz solar que le llega, apenas un 3% de la que alcanza La Tierra. Otras la seguirán, como las misiones de la ESA y la NASA a Ganímedes y Europa respectivamente, pero es Juno la que está abriendo un camino hasta hace no tanto tiempo aparentemente imposible, pero que los avances en la tecnológica de los paneles solares han permitido hacerlo realidad. Por eso dicho 13 de Enero fue un momento especial, dejando atrás a Rosetta (que hizo el viaje en hibernación) y convirtiéndose definitivamente en la sonda solar ya que lejos se encuentra del Sol, su fuente última de vida.

Sus 3 paneles de 9 metros de longitud, las 18.698 células solares individuales que los componen, la mejora del rendimiento de estas gracias a las nuevas tecnologías, unos instrumentos con gran eficacia energética y una órbita final alrededor de Júpiter que evitará entrar en la sombra del planeta, son los elementos que hacen posible que un ingenio solar pueda sobrevivir a los 832 millones de Kilómetros del Sol a los que se encontrará una vez llegue a destino. 8 sondas la han precedido en este viaje (Voyager 1 y 2, Pioneer 10 y 11, Ulysses, Cassini, New Horizons y Galileo), pero todas ella utilizaron una fuente de energía nuclear. Juno es la primera que lo hace sin tener que recurrir a ella, con el ahorro del valioso combustible (especialmente Plutonio 238) que eso conlleva y que podrá ser utilizado en otras misiones.

"Júpiter está cinco veces más lejos del Sol que la Tierra, y la luz de llega es 25 veces menos intensa", explica Rick Nybakken, director del proyecto Juno."Aunque nuestros paneles solares masivas solo generarán 500 vatios cuando estamos allí (por los 14 Kilovatios en caso de estar cerca de nuestro planeta), Juno está diseñada de manera muy eficiente, y será más que suficiente para hacer el trabajo". Las fronteras de la luz para la exploración interplanetaria, hasta hace no tanto parecía englobar solo el Sistema Solar interior, se expande de esta manera hasta alcanzar las orillas del exterior.


Posición actual de Juno, ya en la fase final de aproximación da Júpiter. Hasta ahora los vehículos movidos por energía solar parecía limitados a no ir mucho más allá de Marte. Ahora los progresos en esta tecnología han permitido expandir su frontera hasta la órbita del gigante joviano.


Infografía: Las sondas alimentadas por el poder del Sol.

NASA's Juno Spacecraft Breaks Solar Power Distance Record