Ultimas imágenes de Curiosity

Una vista en 360º
Sol 1705

lunes, noviembre 16, 2015

Un viaje hacia la eternidad

Un cometa visible a simple vista que nos visitará por primera y última vez.

Recibe la denominación oficial de C/2013 US10, pero se le conoce de forma más habitual como Catalina, nombre que recibe por haber sido descubierto por los astrónomos del Catalina Sky Survey de la Universidad de Arizona, en Estados Unidos. Es uno de los no pocos cometas que anualmente se aproximan al Sol, desarrollando en el camino su característico aspecto, con una Coma brillante y una cola (o colas, ya que suelen tener dos, una de polvo y otra de gas) igualmente espectacular en algunos casos. Este es este, ya que el 15 de Noviembre alcanzó su perihelio, la máxima aproximación a nuestra estrella, algo por dentro de la órbita terrestre, unos 123 millones de Kilómetros. Y ahora, en su trayectoria de salida resplandecerá en los cielos nocturnos de la Tierra hasta mediados de Enero, no de forma notable, pero posiblemente si suficiente para verse a simple vista como una pequeña estrella si uno sabe donde mirar.

Pero es diferente a otros que están ahora mismo en plena actividad, como el famoso 67P/Churiumov-Guerasimenko, ya que se trata de un recién llegado desde la nube de Oort, la hipotética nube de pequeños cuerpos helados que rodean al Sistema Solar en los límites mismos de los dominios gravitatorios del Sol, no observada directamente pero de la que se presupone su existencia por la presencia de cometas como este, con trayectorias que marcan un punto de origen lejano, más allá del Cinturón de Kuiper. Por ello estos auténticos fósiles de un pasado lejano son siempre bienvenidos para los astrónomos, que tiene así la oportunidad de estudiarlos. Y para los aficionados a la observación astronómica, la de ver brillar un eco de los orígenes.

Será posiblemente la primera vez, si no es que lo hizo anteriormente hace millones de años, que se aproxima a la Tierra, pero será con toda posibilidad la última. Moviéndose a unos 46.400 metros por segundo en relación al Sol, 25 metros por segundo por encima de la velocidad de escape (aquella que permite a un cuerpo celeste desligarse gravitatoriamente de otro), su órbita es hiperbólica, abierta, siendo su destino final el espacio interestelar. Para Catalina es un viaje sin vuelta atrás.

No es el primero, ya que millones de ellos posiblemente han seguido este mismo destino desde los albores del Sistema Solar, y muchos otros lo seguirán, ya que seguramente ahí fuera, en los oscuros límites de este, otros permanecen a la espera, dormidos, hasta que alguna tenue alteración gravitatoria, quizás el paso cercano de otras estrellas, los hace desperar, bien rompiendo las débiles cadenas que aún lo ligan al Sol y perdiéndose en la oscuridad, bien iniciando una lenta pero imparable caída hacia el. Lo que ocurra después ya depende de la trayectoria y de encuentros con algunos de los gigantes gaseosos, que pueden atarlos a órbitas más cortas y cercanas (como la de los cometas periódicos actuales), o acelerar su destino final, el oscuro espacio interestelar.

Este año nuevo tendremos un cometa visible en el firmamento. Una buena oportunidad para todos aquellos que quieran observarlo, y en cierta forma despedirse de un pequeño viajero que estará ya enfilando su camino hacia la eternidad.

Más allá de los planetas, el Cinturón de Kuiper y el limite de influencia del viento solar, se cree que se extiende la Nube de Oort, una inmensa concentración (aunque repartidas en espacios tan colosales que cada uno está separado por grandes distancias de los demás) de cometas, expulsados en los inicios del Sistema Solar por la migración de los planetas gigantes, especialmente por Urano y Neptuno. Su presencia se deduce por la trayectoria de algunos cometas.

Catalina en los cielos nocturnos del 23 y 30 de Noviembre,7 de Diciembre y 1 de Enero de 2016. 

Comet Catalina To Pass By Earth For The Final Time

Comet Catalina this month and next!

3 comentarios:

Anónimo dijo...

En relación a la nube de Oort, que tan posible sería el caso de que no exista como tal, si no que más bien sea el espacio interestelar el que este plagado de estos cuerpos helados, remanentes de antiguos ciclos de nacimiento y muerte de sistemas solares.

Tokaidin dijo...

Que existen cometas interplanetarios es indudable, el Sistema Solar los envía de forma constante, como es el caso, y no hay nada que impida pensar que ocurre lo mismo en otros sistemas planetarios. Pero hasta ahora no se conoce ningún cometa cuya trayectoria lleve a pensar que es de este origen. Por el contrario las órbitas estimadas de los cometas de muy largo periodo nos indican constantemente un origen situando en una amplísima región situada más allá del Cinturón de Kuiper.

Anónimo dijo...

Entendido y anotado Tokaidin, gracias por tu respuesta.