Ultimas imágenes de Curiosity

Una roca atrapada en el interior de una de las ruedas de Curiosity. Sol 1641
Al sur del campo de dunas Bagnold. Sol 1603

jueves, noviembre 12, 2015

Un mundo más allá de nuestra realidad

Descubierto el habitante más lejano conocido del Sistema Solar.

Existió un tiempo en que Plutón marcaba los límites de nuestro hogar planetario, la última frontera más allá de la cual solo esperaba el oscuro silencio del espacio interestelar. Era eso, a falta de otra cosa, lo que lo hacía fascinante. Hoy día esa imagen forma parte de un tiempo pasado, cada vez más remoto, donde nuestra limitada capacidad nos impedía entender que aquello que veíamos era solo una pequeña parte, que el reino del Sol era mucho más extenso de lo que podríamos soñar. Mundos por derecho propio como Eris o Sedna, que viven más allá de lo que un día fue considerado el 9º y último planeta nos lo mostraron claramente. Y ahora nuevamente los límites se expanden de nuevo, aún más lejos, hacia distancias que parecen desafiar nuestros sentidos.

Conocido por ahora como v774104, y con un diámetro estimado de entre 500 y 1000 Kilómetros, este mundo detectado por los operarios del telescopio japonés Subaru, en Hawaii, se encuentra 15.400 millones de kilómetros del Sol (o 103 unidades astronómicas), es decir 3 veces más lejos de lo que está Plutón de promedio, y superando a Sedna, que hasta ahora tenía el título honorífico de ser el mundo más lejano del Sistema Solar.

Mucho queda por aprender de este nuevo y lejano vecino, empezando por su órbita, de la que se espera conocer sus parámetros el próximo año, lo que permitirá saber su naturaleza. Si esta lo llevará algún día más cerca del Sol, entonces forma parte de la gran familia de mundos del Cinturón de Kuiper, como el propio Plutón. De lo contrario, si nunca se aproximará mucho más y, por el contrario, tiene una  muy elíptica que lo llevará con el tiempo a distancias mucho mayores, entonces forma parte de la misma y extraña familia a la que pertenecen Sedna y otro planeta enano conocido como 2012 VP113.

Estos nunca se aproximan a menos de 50 UA del Sol, y sus órbitas les llevan hasta puntos situados a 1000 UA. Scott Sheppard, el encargado de anunciar este descubrimiento los llama "objetos internos de la nube de Oort" para distinguirlos de los objetos helados del Cinturón de Kuiper, que residen en una franja de distancias que se mueve habitualmente entre las 30 y las 50 UA. La Nube de Oort es una hipotética esfera de pequeños cuerpos helados, básicamente cometas, que rodea al Sol a miles de UA de distancia, marcando la auténtica frontera final del reino solar, allí donde su influencia gravitatoria dominante termina de forma definitiva.

Lo que hace que estos dos habitantes de la parte interna de la Nube de Oort sean especialmente interesantes para los astrónomos es que sus órbitas excéntricas no puede ser explicadas por la estructura conocida del Sistema Solar: Algo más tuvo que perturbarlas. Las posibles explicaciones incluyen desde un planeta gigante invisible que aún órbita al Sol oculto en las profundidades o uno que en su momento fue expulsado del Sistema Solar, debido a la migración de los actuales gigantes gaseosos, dejando a su paso una huella permanentemente en forma de trayectorias inexplicables. Otras teorías sugieren pasos cercanos de otras estrellas, o las propias hermanas del Sol, cuando este aún vivía junto a ellas en la nube estelar de la cual nació. Posibilidades, que no realidades constatadas. 

La realidad cierta es que no sabemos aún la respuesta, pero si v774104 forma parte de este selecto grupo de "excéntricos", su estudio podría quizás limitar las opciones y aproximarnos un poco a la solución del enigma. De momento, pero, debemos asumir que nuestro Sistema Solar se expande de nuevo, intuyendo en el proceso que quizás desconocemos mucho más de el que lo que conocemos realmente. Las fronteras de nuestra realidad nuevamente se desmoronan ante tal inmensidad.

V774104 observado por el telescopio Subaru.

Subaru, el telescopio japonés del Observatorio Mauna Kea, con un lenta principal de 8.2 metros. lleva en activo desde 1999. Su nombre es el que reciben en japones las Pléyades.

Sedna estaban considerado hasta ahora el planeta enano más alejado del Sol conocido, incluso ahora, cuando se encuentra en su momento de máxima aproximación. V774104 se encuentra algo más lejos, y futuras observaciones deberán determinar si su órbita lo sitúa en la familia de Kuiper o si, por el contrario, tiene una órbita igual de excéntrica que lo llevará hasta la parte interior de la Nube de Oort, el límite último del Sistema Solar.

New Horizons se encuentra algo más allá de Plutón. Puede parecer muy lejos, y ciertamente lo es, pero comparado con el tamaño total del Sistema Solar apenas esta saliendo de su parte más interna. Debería viajar 3 veces lo que lleva recorrido hasta ahora para alcanzar a V774104.

Astronomers spot most distant object in the solar system, could point to other rogue planets

1 comentario:

Anónimo dijo...

Sería interesante que uno de estos objetos se adentrara en el sistema solar interior y pudiera ser mejor estudiado, después de todo al tener órbitas tan excéntricas solo pueden ser detectados por mera coincidencia de tiempo y espacio, o que tal que se tratara de uno de esos planetas errantes. Se que divago pero bueno, no he dicho nada imposible.