Ultimas imágenes de Curiosity

Una roca atrapada en el interior de una de las ruedas de Curiosity. Sol 1641
Al sur del campo de dunas Bagnold. Sol 1603

sábado, noviembre 21, 2015

Un día en la vida de Plutón

Observando una rotación completa.

Este pequeño mundo extraordinario ya queda lejos en el espacio y en el tiempo, pero la lenta, muy lenta descarga de los datos acumulados durante su fugaz encuentro, sumado el tiempo necesario para su estudio y publicación, hace que sigamos viviendo la llegada de nuevos noticias como si la New Horizons, en lugar de un sobrevuelo puntual, hubiera protagonizado una entrada en órbita y estuviera ahora trabajando de forma permanente en el sistema plutoniano. Y viendo lo que estamos viendo, ciertamente muchos habríamos deseado que así fuera.

Lo más recientemente publicado por el equipo de la New Horizons nos lleva atrás en el tiempo, hasta el 7 de Julio, a una semana y 8 millones de Kilómetros de Plutón, y desde ahí, en una serie de fotografías tomadas por LORRI, aproximándonos hasta horas antes del encuentro y solo 645.000 Kilómetros. Un conjunto que adquiere sentido si tenemos en cuenta que su periodo de rotación  es de 6,4 días terrestres. Lo que estamos viendo aquí, por tanto, es un día completo en este planeta enano.

Las imágenes, como es lógico imaginar, tiene una resolución muy diferente, desde apenas capaz de dejar ver alguna de las formaciones geológicas de la cara "opuesta" a la sonda, aquella que quedó al otro lado del planeta cuando esta alcanzó el punto de máxima aproximación, hasta la extremadamente detallada vista de Sputnik Planum, el brillante y extrañamente joven corazón de Plutón. Sobra decir que esto último no fue casual: El lanzamiento, trayectoria y velocidad fue ajustada para que el hemisferio del encuentro durante el paso del 14 de Julio fuera precisamente este, el lugar donde telescopios como el Hubble había detectado las variaciones de luminosidad más intensas. Poco, muy poco se suele dejar al azar cuando hablamos de la exploración interplanetaria.

Viendo, o mejor dicho, intuyendo lo que las imágenes tomadas a más gran distancia del otro lado de Plutón, podemos estar seguros de que habría sido también un escenario maravilloso, pero una sonda de sobrevuelo no puede estar en todos lados al mismo tiempo y era necesario elegir. Y el resultado final no admite queja, ya que Sputnik Planum es una de las regiones más extrañas y científicamente desafiantes del Sistema Solar. Quizás algún día podamos volver y completar lo que la New Horizons comenzó.

Pero eso ya son sueños de un futuro lejano. El presente sigue siendo lo que poco a poco nos va llegando,nuevas imágenes que aún nos deben deparar cosas nuevas, como las que se tomaron del hemisferio sumergido en la oscuridad del Invierno, y que la sonda fotografió durante el trayecto de salida intentando sacar partido de la luz solar reflejada por Caronte. En unas semanas sabremos si consiguió captar alguna cosa o esa zona de Plutón seguirá tan desconocida como lo era el resto del planeta antes de su llegada. El pequeño mundo de las maravillas aún nos reserva muchas maravillas, que esperan en los bancos de memoria de la New Horizons su momento de viajar a la Tierra.

También el día de Caronte fue captado por la New Horizons durante la fase final de aproximación. Este dura lo mismo que el de Plutón, ya que está atada gravitatoriamente a este último hasta el punto de que muestra siempre la misma cara y gira a su alrededor lo mismo que este tarda en completar su día, por lo que alguien situado en la superficie plutoniana siempre vería a Caronte en el mismo punto del firmamento.

Plutón visto en falso color para resaltar las diferencias en la composición de la superficie. Aunque solo pudimos ver en todo su esplendor este hemisferio, el resultado fue maravilloso, al mismo tiempo que genera una sensación de tristeza por lo que pudo ser una misión orbital y no fue.

Las montañas de Plutón a la luz del atardecer, en una de las últimas recibidas. Los archivos de memoria de la New Horizons aún esconden muchas maravillas.

New Horizons mantuvo a Plutón y Caronte "bajo vigilancia" desde días antes del encuentro, lo que le permitió observar una rotación completa de Plutón y Caronte, levantando un mapa global del hemisferio iluminado por el Sol, con una resolución variable pero extremadamente valioso para los astrónomos. 

A Day on Pluto, a Day on Charon

No hay comentarios: