En directo desde la ISS

Ultimas imágenes de Curiosity

Curiosity Sol 706. En la entrada de Valle Escondido.
Tiempo de Primavera.
Mirando al horizonte. Sol 696

martes, febrero 05, 2013

El gran cuadro de una vida

Mars Express se aproxima al 10º aniversario de su lanzamiento habiendo fotografiado ya casi el 90% de la superficie marciana.

Curiosity es el recien llegado, enorme y con el mayor equipo científico jamás enviado a la superficie de otro mundo, Opportunity es el infatigable que sigue rompiendo records de longevidad y actualmente se encuentra explorando la zona más interesante de su misión, Mars Reconnaissance Orbiter es el mejor observador desde la órbita gracias a su poderosa cámara HiRISE y la veterana Mars Odissey, más allá de su limitada aportación científica sigue cumpliendo un papel clave en las comunicaciones entre las dos primeras y La Tierra, pasando por ella la mayor parte de los datos en ambas direcciones. Son los 4 grandes protagonistas de la carrera espacial en Marte, todos ellos de la NASA, sin duda, y a la espera de que alguna otra gran potencia intente dar el salto, la que lidera sin casi rivales la exploración de este planeta.

Por ello el 5º miembro de esta flotilla marciana, la europea Mars Express, suele pasar un poco desapercibida, a pesar de que gracias a instrumentos como MARSIS (Mars Advanced Radar for Subsurface and Ionosphere Sounding) han permitido acceder a partes de la superficie, y en este caso, por debajo de ella, fuera del alcance de sus compañeras orbitales. Pero desde su llegada, a finales de 2003, no ha dejado fotografiar el planeta con su cámara HRSC (Cámara Estéreo de Alta Resolución), en un lento proceso para cartografiar toda la superficie que hoy día ya alcanza el 87.8% en diversas resoluciones y el 61.5% con una resolución de 20 Metros por pixel o superior.

El mapa resultante (ver en todo su esplendor), centrado en el Ecuador, recoge un total de 2.702 franjas sobre la superficie de Marte, adquiridas hasta la órbita 10.821, que se completó completada el pasado 30 de junio de 2012. Las zonas aún vacias corresponden a aquellas de las que aún no se disponen de imágenes de alta resolución o se tuvieron que descartar por la presencia de tanto polvo en suspensión en la atmósfera de Marte que su nitidez quedaba seriamente afectada, un fenómeno que ocurre más habitualmente en laz zonas situadas en la parte superior derecha de este mosaico. Igualmente la posición orbital de la sonda en el momento de realizar cada una de las tomas se traduce en diferentes tonalidades al cambiar las condiciones de iluminación.

Con una vida activa que actualmente está previsto que llegue hasta finales de 2014, aunque es posible que sea de nuevo extendida si sigue en buen estado, se espera que la Mars Express pueda completar durante los próximos años este espléndido mosaico global, lo que sin duda sería la culminación perfecta para la primera sonda europea a Marte, que solo la "desgracia" de haber coincidido en el tiempo con tantas sondas de la NASA y la capacidad de está última en el terreno de dar notoriedad pública a sus misiones (como vimos con Curiosity) han impedido recibir la atención que se merece.

2 de las zonas más interesantes de este mosaico, la zona de Tarsis (imagen superior) con el gigantesco monte Olimpo, que se eleva 21 Kilómetros por encima del terreno circundante, y el no menos colosal Valles Marineris, una complejo sistema de cañones de 10 kilómetros de profundidad y  más de 4000 Kilómetros de extensión.

La Mars Express se mueve alrededor de Marte siguiendo una órbita polar muy elíptica, a diferencia de sus compañeras de la NASA, ya que su objetivo principal es el estudio de las zonas polares tanto en superficie como por debajo de ella gracias a su radar MARSIS.

Fotografiando Marte

2 comentarios:

Anónimo dijo...

y cuando se acabe su vida útil que van a hacer con ella? La estrellarán contra la superficie o la dejarán ahí dando vueltas eternamente? gracias y saludos

Tokaidin dijo...

Todas las sondas que han entrado en órbita marciana han funcionado hasta el final, quedando en órbita. No hay planes, que conozca, de enviarla a desintegrarse en la atmósfera.