Ultimas imágenes de Curiosity

"Vera Rubin Ridge", una elevación compuesta de una gran cantidad de óxidos de Hierro, vista por la ChemCam en Sol 1,745
Fobos saliendo de un eclipse.Sol 1730

viernes, abril 06, 2012

El enigma de La Luna

Nuevas estudios ponen en duda el modelo actualmente más aceptado sobre su formación.

De todas las preguntas que podemos hacernos sobre nuestra compañera celeste la más importante de todas es, evidentemente, la que se refiera a su formación...¿Porqué La Tierra dispone de un satélite tan grande, más propio de los que tiene los gigantes gaseosos como Júpiter, mientras que el resto de planetas terrestres, como Venus o Marte, carecen de ellas o apenas son pequeñas rocas, como es el caso de las lunas marcianas? Y es que la relación de tamaños entre ambos solo es superada por la que forman Plutón y Caronte, por lo que no sería equivocado considerar la pareja Tierra-Luna como un planeta doble.

La teoría más aceptada es la del impacto, que indica que un cuerpo del tamaño de Marte (colisiones de este tipo parece que no eran infrecuentes en los primeros tiempos del Sistema Solar, siendo la actual familia planetaria los supervivientes de esa época turbulenta) colisionó con la aún ardiente Tierra, lanzando parte del material de su manto, junto con el que formaba el destructivo visitante...parte de este cayó de nuevo sobre la superficie, mientras que el resto terminó formando lo que hoy conocemos como La Luna.

Pero de la idea de Theia, nombre con el que es habitualmente este cuerpo teórico, se enfrenta ahora a nuevos estudios que la ponen en duda, basándose precisamente en la composición química de La Tierra y La Luna...y no porqué sean muy diferentes, sino justamente por todo lo contrario, en especial en algunos elementos claves que deberían mostrado, si la idea del impacto tal y como se imagina es cierta, proporciones diferentes.

La clave del enigma son los diversos Isótopos de Oxígeno y Titanio, que están presentes en las muestras del manto terrestre y lunar (estas últimas traídas por las misiones Apolo) prácticamente en la misma proporción, de hecho la diferencia es de apenas 4 partes por millón. Esto apoya la idea de que La Luna se formó a partir del mismo material que La Tierra, y por tanto la teoría Theia. Pero algo no termina de encajar en esta última.

¿Si un cuerpo externo impactó con nuestro mundo, y su material, junto con el terrestre, formó La Luna, como se explica tal semejanza? Cada cuerpo celeste tiene una "huella" química propia (lo que permite saber, por ejemplo, que un meteorito procede de Marte, por ejemplo), y la de Theia debería haber sobrevivido como parte de nuestro satélite, manifestándose como una diferencia, aunque fuera muy pequeña, en las proporciones entre los diversos Isótopos de Oxígeno y Titanio, fruto de la mezcla de ambos mundos. Sin embargo no esto lo que se observa, como señalan estudios como el ahora presentado por el científico geofísico Junjun Zhang y publicado en la revista Nature Geoscience.

Evidentemente podría haberse dado el caso de que el material de Theia fuera casi exactamente el mismo que el de La Tierra...no es imposible, pero si bastante improbable.

Otras posibles explicaciones sería que la Tierra recién nacida giraba tan rápido sobre si misma que lanzó parte del material que la formaba hacia el espacio (aunque es cierto que nuestro mundo rotaba antiguamente con mucha mayor velocidad que en la actualidad, no hay indicios que apoye tal extremo), que existió una especie de intercambio entre el océano de magma terrestre y el disco protolunar o que el impacto lo protagonizó no un cuerpo rocoso sino uno formado por hielo, que tras la colisión se habría evaporado sin dejar evidencia de su existencia.

Todo esto apunta hacia una misma dirección: Que La Luna se formó a partir de la Tierra o de su mismo material, y que no intervino ningún cuerpo externo, pero las opciones son aún tan amplias que no puede descartarse. Lo que si parece cierto, y es lo único que podemos dar por seguro, es que el enigma sobre el origen de nuestra compañera celeste aún parece lejos de resolverse de forma definitiva.

La opción del impacto es la más sólida de todas las que tenemos para explicar la existencia de un satélite de tal tamaño...sin embargo también esta, como hemos visto, presenta muchas dudas.

No hay comentarios: