Ultimas imágenes de Curiosity

Sol 2581. Trabajando al atardecer.
Horizontes cercanos. Sol 2578

sábado, noviembre 30, 2019

El viaje de un fantasma

El cometa interestelar Borosilov en todo su esplendor.

A principios de este próximo mes nuestro planeta tiene un encuentro con un visitante de las estrellas. En realidad el término es quizás un poco exagerado, ya que no se situará a menos de 300 millones de kilómetros de distancia, pero suficiente para que astrónomos aficionados puedan verlo si disponen de telescopios con cierta capacidad. No sería más que uno de los no pocos cometas que se aproximan al Sol cada año, ya que no presenta características que lo difieran de los "locales" (lo que de por si es un dato interesante), pero su origen, llegado desde otra estrella, desde otro sistema planetario, le da un interés inusitado. Por ello está siendo seguido con tanto interés.

Conocido como Borosilov, es un viajero realmente pequeño, apenas  kilómetros y medio de diámetro, pero al estar ya cerca de nuestra estrella está despertando, liberando grandes cantidades de gas y polvo, aunque sería más adecuado decir que se está evaporando. Como consecuencia está ya formándose la característica forma vaporosa, con su brillante cabeza y extendida cola, que ahora ya mide unos 150.000 Kilómetros de longitud, como resalta con todo su esplendor en las últimas imágenes del Observatorio W.M. Keck en Hawai.

Un tamaño es 14 veces el de nuestro planeta, lo que de por si es espectacular. Sin embargo nunca se debe olvidar una cosa, y es que un cometa, dejado de lado el núcleo propiamente dicho, es básicamente vacío. Su cola resplandece hermosa bajo la luz del Sol, pero siendo espacio puro y duro, casi vacío, apenas diferente del que lo rodea. Su aspecto podría catalogarse como "fantasmagórico", y quizás sería la definición más adecuada, dada su naturaleza tan tenue, casi incorpora, y que es fruto de una lenta muerte.

Asistimos, por tanto, a un pequeño drama, a un diminuto viajero que un día fue capaz de liberarse del ardiente y fatal abrazo de su estrella...para terminar, aunque sea de forma fugaz, bajo la de nuestro Sol. Cuando se aleje de nosotros quizás encuentro el frío descanso eterno. O quizás no, el destino es caprichoso.

Oumuamua y Borosilov, visitantes de las estrellas.

New image offers close-up view of interstellar comet

1 comentario:

Unknown dijo...

Habrá que analizar las partículas dejadas a su paso, nos pueden sorprender....