Ultimas imágenes de Curiosity

Ocaso desde otro mundo.Sol 1880
Ocaso marciano.Sol 1863

martes, febrero 28, 2012

Un Centavo para Marte

El sorprendente objeto que Curiosity transporta en su brazo robótico para ayudar a calibrar las imágenes tomadas por la cámara MAHLI.

Posiblemente no hay nada más difícil de apreciar en fotografías tomadas desde la superficie de otro mundo que las escalas de aquello que estamos viendo...en La Tierra resulta sencillo, pues suelen salir, de forma intencionada o accidental, objetos cuyo tamaño conocemos de forma aproximada y que nos ayuda a captarla con facilidad. Personas, edificios, sillas, árboles, coches, ventanas...todo ayuda a nuestro cerebro en su tarea y le permite ofrecer una apreciación global del entorno bastante exacta.

Pero todo cambia al salir de La Tierra...y es que en otros mundos, como por ejemplo Marte, no tenemos ninguna referencia, y por tanto perdemos la noción de la escala de cada cosa. Solo hay que ver, por ejemplo, las primeras fotografías tomadas por Opportunity cuando aún estaba en el interior del cráter Eagle...¿Cuanto medía el afloramiento rocoso que se extendía ante sus ojos? La impresión al verlo es que se trataba de algo de tamaño notable, pero en realidad apenas tenían unos pocos centímetros de grosor. La falta de referentes para comparar traduce en una interpretación errónea de las dimensiones de aquello que vemos.

En estos casos es el propio vehículo es que sirve de referente, tanto a los expertos de la misión como, especialmente, a todos los aficionados que sigue este tipo de aventuras planetarias.

Curiosity, en rumbo hacia Marte, no es una excepción, pero el mayor y mas complejo vehículo enviado jamás a otro planeta (y posiblemente el último por parte de los EEUU durante mucho tiempo) dispone de un curioso añadido extra que tiene, precisamente, la función de ofrecer una fácil identificación de las escalas de aquellas rocas observadas por la cámara MAHLI (Mars Hand Lens Imager), situada en el extremo del brazo robótico del rover: Un centavo.

Objeto más que familiar para los norteamericanos, cuyo tamaño conocen tan bien como los europeos conocemos el de las monedas de 1 Euro, el "centavo" de Curiosity permitirá copiar una practica habitual en excavaciones arqueológicas o geológicas, donde en las fotografías se suele colocar un objeto referente (normalmente una tira con una escala marcada en ella) para ayudar a los que observen dichas fotografías a tener una idea más exacta de su tamaño. En el caso de las que nos lleguen de Marte el observar la moneda permitirá a cualquiera (si se es Estadounidense, claro está) captar las dimensiones de lo que esta viendo con rapidez.

No es el único referente que viaja a bordo de Curiosity, y esta moneda forma parte de una table de calibración donde encontramos desde una serie de parches de colores para calibrar brillo y tonalidad (incluida uno fluorescente que brilla según la luz Ultravioleta que recibe, lo que permitirá ajustar MAHLI es esta parte del espectro), una escala métrica estándar y otra destinada a medir la profundidad en las tomas en 3D. En conjunto tiene un tamaño parecido a un smart phone y un aspecto que recuerda a una de esas tablas que vemos en la consulta de un Oftalmólogo, lo que no es casualidad, pues su objetivo, salvando las distancias, es el mismo, graduar la visión del paciente...aunque en este caso sea uno mecánico, de una tonelada y que se encuentra en otro planeta.

Y todo ello al económico precio de un Centavo.

La "tabla del oculista" de Curiosity, que permitirá a los técnicos calibrar las imágenes tomadas desde el brazo robótico...podemos ver los seis parches de colores, las escalas métricas de longitud y profundidad, y finalmente el famoso Centavo, que pertenece a una serie especial emitida en 1909 para conmemorar el nacimiento de Lincoln.

Una visión más amplia que permite observar donde se encuentra la famosa moneda.

Los estratos de rocas visto por Opportunity cuando tomo sus primeras imágenes...¿una auténtica pared de rocas?

Al alejarnos y tener puntos de referencias (las huellas del vehículo y la plataforma de aterrizaje) la cosa ya no parece tan grande...

El borde del cráter Victoria, alcanzado en 2006...¿una enorme pared casi vertical o una pequeña elevación?

Colocando una recreación de Opportunity a su misma escala todo resulta más evidente.

No parece una gran elevación...

Pero las apariencias engañan.

La famosa estrato de Yeso llamado Homestake, descubierto poco después de llegar a Endeavour y que dio pistas sólidas sobre la antigua presencia de aguas termales en la zona...famoso y ¿grande?

Pues la verdad es que no.

No podía faltar un mapa de situación de Curiosity en su viaje hacia el Planete Rojo.

No hay comentarios: