Ultimas imágenes de Curiosity

El viaje de Curiosity. Sol 0-1526.(Diego Fraiese)
En las oscuras dunas de Murray Buttes.

martes, agosto 30, 2016

El enigma Tabby

KIC 8462852 se sigue desvaneciendo y desafiando toda explicación.

Se la conoce popularmente como la estrella de Tabby, en referencia de su descubridora, la astrónoma Tabby Boyajian, y desde ese día es un auténtico muro donde se estrellan todos los intentos de explicar su comportamiento. Porque este es extraño, muy extraño, mostrando variaciones en su brillo completamente intermitentes, irregulares e inconsistente con cualquier tipo de fenómeno astronómico conocido. Fluctuaciones que son relativamente frecuentes en otras estrellas, fruto del paso por delante de ellas, vistas desde La Tierra, de un compañero planetario. Así se han descubierto muchos de ellos. Pero por eso mismo son regulares, siguiendo un ciclo medible y predecible. Nada de esto ocurre con KIC 8462852, su denominación oficial.

Hasta ahora todas las posibles explicaciones a tales "parpadeos" han terminado por ser descartadas, como una nube de cometas, que en su momento tuvo una notable ascendencia. Pero si esto no era suficiente, ahora el misterio aumenta aún más. Y es que no solo parpadea de forma inconsistente, sino que parece estar apagándose lentamente, en contra de lo que se considera la evolución natural estelar, donde el resplandor va en aumento lentamente a medida que envejece. Así lo remarcó en su momento el astrónomo Bradley Schaefer de la Louisiana State University, que analizando placas fotográficas del siglo XIX llegó a la conclusión que su brillo ha descendido un 19% desde entonces, motivo por el cual sufrió no pocas críticas, que desecharon esos resultados al considerarlos fruto de un error en los análisis.

Pero ahora ahora un nuevo estudio basado en observaciones del telescopio espacial Kepler, confirma esos resultados. Y lo profundiza, porque el mismo ritmo de esta desvanecimiento es un desafío en si mismo. Y es que a lo largo de cuatro años, el brillo de la estrella ha disminuido un 3%, algo sin precedentes. Además con un ritmo extraño: Los primeros días de campaña de observación, el brillo se redujo un 0,34%, mientras que en los 200 días siguientes se desplomó otro 2% más. Todo lo que rodea a KIC 8462852 es extraño. Muy extraño.

"Nosotros proponemos en nuestro documento que una nube de gas y polvo, formada a partir de los restos de un planetésimo después de una colisión en el sistema exterior de esta estrella, podría explicar la caída del 2,5% en su luz. Además, si algunas acumulaciones de dicha materia terminara en órbitas de alta excentricidad, que podrían explicar el parpadeo. Pero este modelo no explica su desvanecimiento a largo plazo. Otros investigadores están trabajando para desarrollar diferentes modelos para explicar lo que vemos, pero que todavía están trabajando en ellos. En términos generales, en conjunto lo que observamos no pueden ser explicados por fenómenos estelares conocidos, por lo que es casi seguro que es el resultado de algo situado en nuestro campo de visión. Sólo tenemos que averiguar qué!" explica Benjamin T. Montet, uno de los autores de dicho estudio.

Es decir, existen posibles explicaciones para cada aspecto del comportamiento de Tabby, pero no a todos ellos en conjunto. No existe una respuesta clara a lo que está sucediendo. En realidad no tenemos ni idea de lo que está ocurriendo, lo que deja el campo abierta a cualquier tipo de hipótesis, incluidas, como no podía ser de otra forma, aquellas que buscan señales actividad inteligente. Y por una vez no resultas fuera de lugar incluirlas. La misma extrañeza del fenómeno lo permite.

El desvanecimiento de Tabby, tal como lo observó Kepler. Esta misma disminución de luz, junto con lo irregular de este comportamiento, no tiene ahora una explicación coherente.

Hay toda una serie de explicaciones de origen natural que han sido puestas sobre la mesa, aunque ninguna parce ser capaz de dar una respuesta que abarque todos los misterios que rodean a Tabby. Al menos de momento. 
 
La falta de una respuesta deja el camino abierto a otras explicaciones más exóticas, como la de grandes construcciones alienígenas, como la teorizada esfera de Dyson.

Tabby’s Star Megastructure Mystery Continues To Intrigue