Ultimas imágenes de Curiosity

Ocaso desde otro mundo.Sol 1880
Ocaso marciano.Sol 1863

viernes, septiembre 27, 2013

Reescribiendo Marte

Gran cantidad de agua en el polvo marciano, un tipo de roca volcánica nunca vista antes y ausencia de señales de moléculas orgánicas, los descubrimientos más notables durante sus primeros 100 días en el planeta rojo.

Curiosity se encuentra de camino al punto de entrada a Aeolis Mons, la gran montaña de sedimentos que representa su meta defintiva, dejando atrás Yellowknife Bay, donde hizo su primera gran pausa para dedicarse por completo a su estudio científico y en la que encontró evidencias claras de que el ahora seco y frío Marte dispuso en el pasado de todos los elementos necesarios, agua incluida, para sostenar algún tipo de vida simple. El objetivo de la misión quedó cumplido y por delante solo queda encontrar nuevas evidencias e intentar acceder a estratos rocoso más antiguos y cercanos en el tiempo a esa época ya desaparecida.

El éxito en Yellowknife Bay, pero, nos hace olvidar que Curiosity comenzó su actividad exploradora mucho antes, en las pequeñas dunas de Rocknest, donde realizó el primer análisis en profundidad de muestras de suelo marciano, y en Jake Matijevic, una extraña roca que llamó rápidamente la atención de los científicos de la misión. Los primeros resultados fueron publicados en pocos días, pero el examen de los datos enviados por los diversos instrumentos del rover siguió adelante hasta extraer de ellos últimos vestigios de información, recordado nuevamente que una sonda o explorador robótico es en relidad el principio de una larga cadena, la fuente primigenia de la que surge un río de datos que son revisado, contrastados, replicados y vuelos a revisar por numerosos científicos, y que fluiendo incluso después de su final. De ahí que en más de una ocasión se hagan descubrimientos "a posteriori".

En total 100 días en Marte y cuyos descubimientos ahora conocemos ya al completo, en una serie de artículos ahora publicados, algunos de ellos con implicaciones claras para futuras misiones tripuladas.

1) Un húmedo mundo desértico: Una de los hallazgos más transcendentales en Rocknest es que la arena marciana, el material de fino grano que lo formaba, y que por extensión encontramos en todo Marte, está formado de un 2% de agua, algo que confirmaron tanto el análisis directo realizado por SAM como el láser de Chemin, que detectaó Hidrógeno en cada uno de los 139 "disparos" realizados sobre el.

En cífras prácticas eso significa que se podría obtener 1 litro de agua por cada 0.03 metros de suelo marciano, una magnífica noticia de cara al futuro, ya que cualquier misión tripulada que, quizás algún día, pusiera sus pies en el planeta rojo, podría, con el equipo adecuado, disponer de un suministro propio tanto de agua como de aire (Oxígeno) y combustible (Hidrógeno), sin tener que traerlo todo desde La Tierra

"Para mí, fue un gran momento Wow. Estaba muy feliz cuando vimos que hay agua fácilmente accesible en la tierra debajo de sus pies. Y es probablemente verdad donde quiera que vaya en Marte" explica Laurie Leshin, del Rensselaer Polytechnic Institute y lider de este estudio.

SAM también determinó el origen de esta agua, ya que su proporción de Deuterio (un isótopo pesado del Hidrógeno) es la misma que presenta la que encontramos en la tenue atmósfera marciana, lo que indica que la arena actú como una esponja, absorviendo y atrapando esta última.

2) Una piedra extraña: Jake Matijevic llamó rápidamente la atención de Curiosity y fue donde realizó el primer examen, en este caso con el APXS de brazo robótico. El resultado es que nos encontramos ante un tipo de roca volcánica nunca vista en Marte pero que son realtivamente comunes en la Tierra. "De todas las rocas marcianas, ésta es las más parecidas a la Tierra. Es algo increíble. Lo que esto indica es que el planeta es más evolucionado de lo que pensábamos, más diferenciado"

3) Sin señales de orgánicos y suelos tóxicos: Aunque oficilamente no se encontraron señales de moléculas con base de carbono, si que se detectaron trazas, en concreto Cloro, aunque no tenía nada que ver con la posible presencia pasada de vida. Ahora se considera que existía algún tipo de contaminación orgánica llegada desde La Tierra y que esta reaccionó con un producto químico tóxico presenta en Marte llamado Perclorato, que la Mars Phoenix ya había detectado en las zonas polares pero que ahora se demuestra presente también en el Ecuador.

"El perclorato no es bueno para la gente. Tenemos que averiguar, si los seres humanos van a entrar en contacto con el suelo marciano, la forma de lidiar con eso. Esa es la razón por la que enviamos exploradores robóticos antes de enviar misiones tripuladas, para tratar de entender realmente las oportunidades y las cosas buenas, así como los retos con los que tendremos que trabajar".

Una de las  paradojas de este elemento es que puede resultar negativo para nosotros pero podría ser prefectamente una fuente de energía óptima para una hipotética fauna bacteriana, por lo que es un hallazgo negativo pero al mismo tiempo aumenta las posibilidades de que pueda existir algún tipo de actividad biológica.

En definitiva, y en estos primeros 100 días, Curiosity demostró su extraodinaria capacidad científica, desvelando facetas de Marte desconocidas y que obligarán a cambiar algunas ideas previas sobre este planeta. Por delante le esperaba Yellowknife Bay, donde realizaría descubrimientos aún más trascendentales y del que posiblemente conoceremos más detalles en el futuro....y más allá los inumerables estratos de Aeolis Mons esperan su llegada.

Jake Matijevic, el primer objeto marciano examinado por Curiosity, tanto por su APXS (circulos) como por el láser de Chemin (puntos). El resultado es que nos encontramos casi con un trozo de La Tierra en Marte, lo que indica una historia geológica mucho más evolucionada de lo que se pensaba inicialmente.


Rocknest es una pequeña duna de fino material, el primero que SAM analizó en profundidad y la primera vez que se hacía a este nivel con suelo marciano. Dado que se trataba de material traido y acumulado por el viento no se esperaba encontrar señales de orgánicos ni de señales de un ambiente habitable, como así fue. A cambió detectó grandes cantidades de agua como parte integrante de la fina arena marciana. 

Curiosity Rover Makes Big Water Discovery in Mars Dirt, a 'Wow Moment'

Science Benefits From Diverse Landing Area of NASA Mars Rover

No hay comentarios: