Ultimas imágenes de Curiosity

"Vera Rubin Ridge", una elevación compuesta de una gran cantidad de óxidos de Hierro, vista por la ChemCam en Sol 1,745
Fobos saliendo de un eclipse.Sol 1730

viernes, mayo 23, 2014

Cuando Marte tiembla

Mars Reconnaissance Orbiter descubre el mayor cráter recién formado desde su llegada.

El científico Bruce Cantor es quizás una de las personas más ocupadas dentro del programa de exploración marciana, ya que desde que esta veterana sonda inició la observación sistemática de la superficie no ha dejado de estudiar las imágenes que envía, de forma constante, una de sus cámaras, la conocida como MARCI (Mars Color Imager), en busca de evidencia de las tormentas de polvo y otros fenómenos climáticos. Una incansable tarea que le permite publicar cada semana informes meteorológicos de Marte y ofrecer un apoyo más que estimable a Opportunity, al ofrecer datos que permiten a sus operadores adelantarse a cualquier complicación en este aspecto, vital para un explorador que depende en exclusiva de la luz solar para seguir en activo.

Esta observación constante implica, como premio añadido, la posibilidad de detectar geológicos en la superficie, especialmente la formación de nuevos cráteres, y así ocurrió hacia 2 meses, cuando Cantor se dio cuenta de la presencia de un punto oscuro discreto cerca del ecuador."No era lo que estaba buscando. Estaba haciendo mi habitual monitoreo del clima y algo me llamó la atención. Parecía lo habitual en estos caso, con los rayos que emanan de un punto central". Rápidamente empezó el examen de imágenes anteriores de esa misma zona, para finalmente, después de saltar 5 años atrás y desde ahí ir avanzando hacia el momento presente a lo largo del registro visual, marcar el momento en que ocurrió el impacto: En algún momento entre 27 y el 28 de Marzo de 2012.

HiRISE, la más potente de la cámaras de MRO, permitió posteriomente revelar la presencia de 2 cáteres principales, el mayor de los cuales, con sus 48.5 metros marca un record sobre el descubrimiento de cráteres "frescos", tanto en Marte como en cualquier otro cuerpo celeste estudiado. Una pequeña nube de pequeños cráteres que rodea a los 2 principales, lo que hace suponer que el recién llegado, posiblemente un pequeño asteroide de entre 3 y 5 metros de diámetro, explotó por la fricción generada al entrar en la atmósfera marciana, generando múltiples fragmentos que convirtieron lo que debía ser una colisión única en una repentina tormenta de colisiones en cadena. A pesar de que tenía solo una pequeña parte del tamaño del meteoro de Chelyabinsk, hay que recordar que la atmósfera terrestre es muchísimo más densa y por tanto ofrece una protección mucho mayor. Los 400 cráteres recientes desvelados durante los 8 años de misión orbital evidencian que en el caso del planeta rojo las posibilidades de estos viajeros interplanetarios de poder llegar hasta la superficie es mucho mayores que en el caso de La Tierra.

Otros detalles curiosos, revelados posteriormente, es la presencia de derrumbes que se observan hasta a unos 8 Kilómetros del punto de impacto, que delantan el efecto de las ondas de choque generadas por el evento. Sin lugar a dudas fueron horas movidas para esta región marciana, ahora reveladas por la atenta mirada de un explorador ya veterano pero aún capaz de seguir maravillándonos con su capacidad de desvelar hasta los detalles más pequeños de un mundo antaño misterios pero cada día, gracias a su incansable labor, más familiar.

Fotografía de MARCI donde se aprecia la pequeña mancha oscura que llamó la atención de Bruce Canto. Aunque el objetivo de estas tomas son los fenómenos climáticos del planeta, en este caso delataron la presencia de este nuevo impacto en la superficie.

Comparación entre imágenes tomadas por MARCI el 27 de Marzo (izquierda) y el día siguiente, el 28 de Marzo. Algo ocurrió entre estos 2 momentos.

La cámara HiRISE posteriormente reveló la presencia de numerosos derrumbes alrededor de la zona de impacto, hasta distancias de 8 Kilómetros, fruto de las vibraciones generadas.

MARCI, la cámara "climática" de la MRO.  Parecida a como trabaja la cámara principal de la Lunar Reconnaissance Orbiter, se compone de una serie de filtros colocados de forma consecutiva, que permiten, con el desplazamiento orbital de la sonda, "rastrear" la superficie con cada uno de ellos y construir panorámicas que combinan todos estos datos.


Una tormenta de polvo aproximándose a la zona donde se encuentra Opportunity, en una imagen de MARCI tomada el 13 de Octubre de 2010. Para un explorador dependiente de la luz solar conocer posibles amenazas como esta y tener tiempo de tomar medidas (como estacionarse en un lugar donde reciba la máxima luz posible) es vital para su supervivencia.


Mars Reconnaissance Orbiter, desvelando nuevos cráteres en la superficie marciana.

NASA Mars Weathercam Helps Find Big New Crater

No hay comentarios: