Ultimas imágenes de Curiosity

"Vera Rubin Ridge", una elevación compuesta de una gran cantidad de óxidos de Hierro, vista por la ChemCam en Sol 1,745
Fobos saliendo de un eclipse.Sol 1730

domingo, octubre 28, 2012

Post Vintage (27): El cielo en llamas

El Evento Carrington de 1859, la considerada "tormenta solar perfecta".

Muchos se despertaron a medianoche, pensando que ya había llegado el amanecer envueltos como estaban por un cielo en llamas, mientras los sistemas de comunicación de todo el mundo fallaban, los cables telegráficos de Estados Unidos y Europa se cortaron espontáneamente causando numerosos fuegos, el campo magnético terrestre prácticamente se colapsaba, estremecido por un impacto de fuerza inimaginable, y la propia química de los hielos polares cambiaba al ser golpeado por algo invisible. Puede parecer una historia de ficción, pero realmente ocurrió. Fue un 2 de Septiembre de 1859, el día en que nuestro planeta tembló ante la furia del Sol.

Las señales de que algo estaba pasando en nuestra estrella llegaron mucho antes..el 28 de agosto se detectó el desarrollo de numerosas manchas solares en la superficie solar, y posteriormente fueron registradas diversas llamaradas solares. Eran solo las señales previas de lo que estaba por llegar.


El 1 de Septiembre todo estalló ante los ojos del joven Richard Carrington, ya considerado uno de los astrónomos solares más famosos de su época y que en ese momento estaba observando el Sol. De forma repentina 2 esferas brillantes de luz blanca cegadora apareción sobre las manchas solares, intensificándose rápidamente. No tardó en darse cuanta de que estaba siendo testigo de algo sin precedentes y "un poco aturdido por la sorpresa", Carrington escribió más tarde: "Yo corría a toda prisa para llamar a alguien para pudiera presenciar esta exhibición conmigo. Al volver al cabo de 60 segundos me mortifiqué al ver que todo había cambiado mucho y seestaba debilitando". Sería el único testigo de lo ocurrido, y por ello, posteriormente, recibió el nombre de "Evento Carrington".


El Sol liberó una descomunal llamarada solar, de tal intensidad que durante un minuto la cantidad de luz solar producida en esa región se duplicó, lanzando una inmensa nube de plasma en dirección a La Tierra. No solo enorme sino terriblemente veloz. Habitualmente estas conocidas como "eyecciones de masa coronal" tardan entre tres a cuatro días en alcanzarnos. Ésta lo hizo en solo 17 horas y 40 minutos, arrastrando consigo campos magnéticos intensos y de polaridad opuesta al terrestre, por lo que, cuando finalmente alcanzó nuestro planeta, casi anuló por completo este último, permitiendo que las partículas cargadas llegaran hasta la atmósfera.

Y el cielo se vio envuelto en llamas. Las Auroras se extendieron hasta latitudes casi ecuatoriales, alcanzando zonas poco o nada habituadas a este fenómeno celeste, como Cuba (donde se dice que era posible leer el diario en plena noche iluminados únicamente con la luz rojiza que les llegaba del firmamento), Hawai, Panamá y Venezuela. Los sistemas de comunicación y eléctrico, que en esa época estaban dando sus primeros pasos, sufrieron mucho por las sobrecargas eléctrica generadas, generando daños y pérdida de ingresos estimados en cientos de millones de dólares de la época, e incluso, cuando los telegrafistas desconectaron las baterías las corrientes eléctricas inducidas en los cables permitía seguir transmitiendo mensajes


El golpe fue tal qué los Magnetómetros de todo el mundo registraron perturbaciones en el campo magnético del planeta durante más de una semana.

Esta es la historia de la "tormenta perfecta", el día nuestra naciente civilización tecnológica conoció, por primera vez, la auténtica fuerza de nuestra estrella...los daños fueron limitados, ya que la propia red de comunicaciones y eléctrica aun se encontraban en una fase incial, estaban poco extendidas y no resultaban, aún, tan vitales como lo son hoy día. Desde entonces han habido otras, pero nunca como aquella.


El "evento Carrington" representó una lección de la que quizás no hemos aprendido lo suficiente...tormentas mucho menos intensas nos han visitado desde entonces, causando problemas serios y afectando desde los servicios de móvil y señales de TV hasta sistemas GPS y redes de electricidad.¿Que ocurriría si lo vivido en 1859 se repitiera, encontrando la tormenta no una civilización tecnológicamente en sus inicios, sino otra donde la dependencia hacia ella es casi absoluta y donde la interconexión y la comunicación resulta vital?

Esto no significa que algo así sea inminente, ya que estudiando muestras de hielo ártico profundo (donde las partículas cargadas dejaron un registro en forma de nitratos) sabemos que el Evento Carrington es el mayor ocurrido en 500 años y casi dos veces mayor que el segundo, por lo que estamos ante un fenómeno tramendamente inusual...parece, por tanto, poco probable que vivamos otro "Carrington" en un futuro cercano, aunque al nivel actual de dependencia tecnológica, en especial en la red de satélites de comunicaciones, no se necesitaría algo tan poderoso para causar grandes daños a nuestra civilización, que necesitaría años y una inversión económica Billonaria para recuperarse por completo.

El Evento Carrington fue un aviso, uno de grandes dimensiones que el paso del tiempo, así como las circunstancias de la época, han hecho que vayamos olvidando. Paso una vez, volverá a pasar, estar o no preparados solo de nosotros depende.

Registro de las Auroras avistadas el dos de Septiembre de 1859.

Las manchas solares observadas y dibujadas el 1 de Septiembre de 1859 por Richard Carrington.

El registro de uno de los magnetómetros que ese 2 de Septiembre captaron el caos mangético generado por la tormenta solar.

Una llamarada solar captada el 5 de Diciembre de 2006 por la cámara de rayos-X del satélite GOES-13 , y que fue tan intensa que dañó el mismo instrumento que la captó...la llamarada de 1859, sin embargo, fue mucho más potente.

La tormenta solar del 9 de Marzo de 1989 colpasó el sistema eléctrico del Quebec, mientras que muchas emisoras de radio vieron bloquedas su emisión y algunos satélites sufieron numerosas anomalías en sus sistemas.

A Super Solar Flare

1 comentario:

El Abogado del Diablo dijo...

Muy interesante. Había oído hablar de esta tormenta solar pero no sabía la historia.

Ojalá que no pase nada, pero teniendo en cuenta que la actividad solar se dirige a su máximo a finales de 2012 principios de 2013, no estaría de más prepararnos en lo que pudieramos, por si acaso. Vamos, preguntarnos: si ahora pasara esto, tengo lo necesario para sobrevivir unos días o semanas sin electricidad? Y recordad que las bombas de agua y los cajeros automáticos funcionan con electricidad...

Por cierto, sabed que hay varias profecías que dicen que en estos tiempos la tierra pasará por "3 días de oscuridad". Bueno, a saber que quiere decir esto, pero bien podrían ser los efectos de una megatormenta solar.

Así que, nada, a comprar velitas y unas garrafas extra de agua... Porque si hemos de confiar en que el gobierno nos salve, estamos apañados (al menos en España).

Saludos!