Ultimas imágenes de Curiosity

Examinando las ruedas coN la cámara MAHLI. Sol 1729
Fobos saliendo de un eclipse.Sol 1730

lunes, octubre 12, 2015

El camino de Belerofonte

Se cumplen 20 años del descubrimiento del primer planeta orbitando alrededor de otra estrella.

Hoy día existen más de 1.800 exoplanetas confirmados. Más de 1.000 de ellos  descubiertos por la misión Kepler, que incluso incluso ha identificado algunos planetas con características similares a la Tierra, como Kepler-452b, que se encuentra en la zona habitable de una estrella similar al Sol. Y muchos más deberán llegar con los avances tecnológicos que se están aplicando en el campo de la astronomía, así como la futura llegada de nuevos observatorios, como el orbital James Webb, o el terrestre E-ELT (European Extremely Large Telescope), entre otros.

Todo esto nos puede dar la falsa sensación de que el concepto de exoplaneta, de mundos en otras estrellas es algo que forma parte natural de la astronomía moderna desde sus inicios. Hasta nos parece lógico que existan. Al fin y al cabo, si el Sol tiene su familia planetaria, parece inevitable que otras estrellas, empezando por aquellas de las mismas características que la nuestra, los tenga. La ciencia ficción lo adoptó rápidamente, y las historias en mundos lejanos es uno de sus campos más pródigos desde hace décadas. StarWars, a finales de los 70, y StarTrek, en los 60, son una perfecta representación de como proyectamos nuestro pequeño rincón planetario hacia las profundidades, soñando con otras Tierra, otros Marte y otros Júpiter bajo la luz de otros Soles. Pero en realidad, desde el punto de vista de la astronomía, no se sabía si eso era posible. Muchos lo suponían, pero la ciencia no se puede basar solo en suposiciones. Son necesarias evidencias, y estas no existían. Nuestro Sistema Solar era, por lo que sabíamos, único.

Sería el 6 de Octubre de 1995 cuando 51 Pegasi b, el primer planeta situado en otra estrella, fue descubierto usando el método de velocidad radial en el Observatorio de Haute-Provence con el espectrógrafo ELODIE. Conocido informalmente como Belerofonte (héroe mitológico griego que montó al caballo alado Pegaso), observaciones posteriores terminaron de confirmar su existencia, añadiendo además la sorpresa de tratarse de un gigante gaseoso (lo que actualmente se conoce como un Júpiter Caliente) situado en una órbita muy cercana a su estrella, mucho más que Mercurio del Sol. Acostumbrados al aparente orden del Sistema Solar, con los mundos rocosos en el interior y los gaseosos en el exterior, esperábamos lo mismo en otros posibles sistemas planetarios. 51 Pegasi b amplió nuestros horizontes de forma exponencial, y al mismo tiempo demostró lo poco que sabíamos en realidad, y los peligros de extrapolar los datos de un solo ejemplo a la totalidad. La idea de las migraciones planetarias daría con esto sus primeros pasos.

Aunque técnicamente no fue el primer exoplaneta descubierto, ya que ese honor pertenece a 2 mundos en órbita alrededor del pulsar PSR B1257+12 (lo que fue una sorpresa mayor, ya que los pulsars son los restos de una SuperNova, y se creía imposible que nada que existiera cerca de ella sobreviviera a la detonación) en 1992, si que fue el primero descubierto en una estrella como tal, y además en una muy parecida al Sol en masa y temperatura, lo que añadió transcendencia a su hallazgo. Belerofonte fue el auténtico punto de partida de una nueva era, un camino que nos llevó a descubrir más y más mundos, a un ritmo que creció de forma directamente proporcional a la mejora de nuestros sistemas de observación, fueron llenando lo que antes creíamos que podía ser una galaxia carente de ellos, con el Sistema Solar como una casi mágica excepción.


Infografía: El primer planeta descubierto en otra estrella parecida al Sol.

La velocidad radial o bamboleo de la estrella 51 Pegasi, que indicó la presencia de un compañero invisible de masa planetaria que tiraba de ella con su campo gravitatorio. 
 
StarTrek y StarWars, en los años 60 y 70 respectivamente, popularizaron el concepto de los planetas en otras estrellas, ya utilizado en la literatura de ciencia ficción desde hacía décadas. Sin embargo, en ambos casos, se basaban en puras especulaciones (que al final resultaron acertadas), ya que hasta los 90 no se descubrirían realmente los primeros mundos exosolares. 

Exoplanet Anniversary: From Zero to Thousands in 20 Years

No hay comentarios: