Ultimas imágenes de Curiosity

Ocaso desde otro mundo.Sol 1880
Ocaso marciano.Sol 1863

viernes, octubre 03, 2014

Las 4 puertas de Marte

Elegidos los lugares candidato para el aterrizaje del rover ExoMars.

"En la actualidad, la superficie de Marte es un entorno hostil para cualquier forma de vida, pero ciertos organismos primitivos podrían haber prosperado hace unos 3.500-4.000 millones de años, cuando el clima era más cálido y más húmedo. Por este motivo, el lugar de aterrizaje tiene que estar en una zona en la que abunden las rocas primitivas y en la que hubiese grandes cantidades de agua líquida en el pasado. Nuestra primera evaluación identificó cuatro posibles emplazamientos que cumplirían con los requisitos científicos de la misión". Con estas palabras Jorge Vago, científico del proyecto ExoMars para la ESA, resumía los últimos pasos de este ambicioso proyecto, y que marca de forma casi definitiva, por su relativa proximidad al ecuador y entre ellos, su futuro. Mawrth Vallis, Oxia Planum, Hypanis Vallis o Aram Dorsum. Uno de ellos será el escenario escogido finalmente.

Mawrth Vallis y la cercana Oxia Planum presentan una de las mayores concentraciones de rocas de más de 3.800 millones de años de todo Marte y es rico en arcillas, señal de que el agua jugó un papel importante en algún momento de su historia. Las rocas al descubierto en estas dos regiones presentan una gran variedad de composiciones, lo que indica distintos escenarios de sedimentación y de hidratación, lo que las hace extremadamente interesantes desde el punto de vista biológico, aún más si se tiene en cuenta que rocas de interés parecen haber quedado expuestas por la erosión solo en los últimos pocos cientos de millones de años. Eso significa material llegado de épocas quizás más habitables y habiendo estado protegidas de la radiación y de los agentes oxidantes del planeta durante un periodo de tiempo considerable. Un potencial "cofre del tesoro" para las astrobiólogos.

Hypanis Vallis, por su parte, se trata de un abanico aluvial, quizás todo lo que queda de un antiguo delta fluvial en la desembocadura de un importante sistema de valles. En el se han detectado diversas capas de rocas sedimentarias de grano fino con una edad estimada de unos 3.450 millones de años.

Finalmente Aram Dorsum, donde se extienden lo que se cree que son sedimentos aluviales depositados por un mecanismo similar al que se puede observar en grandes ríos de nuestro planeta, como puede ser el Nilo, una región donde tuvo lugar una acción continuada del agua, seguida por un proceso de enterramiento que los protegió de la radiación y de la oxidación durante la mayor parte de la historia geológica de Marte, por lo que también presenta, al igual que los otros 3 lugares de aterrizaje, un gran potencial para preservar huellas de la existencia de vida en algún momento de su pasado, precisamente el objetivo principal de este rover.

Como ocurre con el caso del módulo Philae de la sonda Rosetta, elegir el punto de aterrizaje en otro mundo consiste en encontrar en equilibrio entre el interés científicos y la seguridad del vehículo, y en esto, al menos de momento, Oxia Planum parece partir con cierta ventaja y es, ahora mismo, la opción con más posibilidades. Sin embargo aún queda un largo camino, incluyendo una intensa fase de simulaciones para evaluar las probabilidades de éxito de la misión en función de los perfiles de entrada y de las propiedades de la atmósfera y del terreno en cada uno de ellos. Posiblemente hasta la segunda mitad de 2016 o a lo largo de 2017 no tendremos una decisión final.

Proyecto incialmente nacido como proyecto conjunto de la ESA y la NASA, el repentino abandono de esta última la misión ExoMars (orbitador y rover) al borde de la cancelación, aunque finalmente la agencia europea firmó un acuerdo de colaboración con la agencia espacial rusa Roscosmos para que esta ocupara el lugar dejado por los norteamericanos. El gran interés que existe por parte de ambas partes para hacer realidad esta misión a Marte es lo suficientemente sólida para que este acuerdo siga vigente y avanzado hacia su realización sin aparentemente verse afectado por las recientes tensiones diplomáticas entre Rusia y Occidente.

La primera etapa, la sonda orbital, que deberá ofrecer datos que ayuden a determinar de forma definitiva la elección del lugar, así como cobertura en las comunicaciones y experiencia en aterrizajes en otro mundo con el módulo Schiaparelli, que pondrá a prueba las tecnologías desarolladas para ello intentanto un aterrizaje suave en la superficie, parece tener una fecha clara de partida en 2016. Más incertidumbre rodea al propio rover ExoMars, donde problemas presupuestarios y técnicos podría retrasar de 2018 a 2020 su partida, lo que lo haría coincidir en el tiempo con el "nuevo Curiosity" que la NASA, la misma que en su momento "traicionó" a sus compañeros de la ESA abandonando el proyecto por razones presupuestarios, para embarcarse posteriormente en este primero que implica una inversión mucho mayor. Misterios insondables de la política.

ExoMars tendrá como objetivo la búsqueda de señales de vida, presentes o pasadas, siendo capaz de extraer muestras situadas hasta a 2 metros de profundidad, donde cualquier posible señal biológica debería estar protegida del hostil ambiente exterior, para su análisis posterior. Sus resultados podrían poner punto final a debate sobre la existencia de vida marciana, sea porque la encuentre realmente, sea porque no detecte señales de ella, lo que sin ser definitivo (hablaríamos solo un punto concreto del planeta) haría inclinar la balanza más hacia la respuesta negativa. Una de esas 4 regiones nos espera, puertas, todas ellas, hacia una respuesta para la más transcendental de las preguntas.

Los 8 lugares inicialmente elegidos entre los propuestos por la comunidad científica (arriba) y los 4 finalistas, de los que saldrá el lugar definitivo.

Imgen topográfica de los 4 finalistas y las elipses de aterrizaje. En amarillo las que corresponderían a una llegada prevista para 2018, y en azul si finalmente se retrasa hasta 2020. 

Los cuatro posibles lugares para el  aterrizaje de ExoMars 2018

3 comentarios:

Iván dijo...

Podrías publicar mas artículos sobre los exoplanetas es un tema fascinante y últimamente apenas publicas artículos sobre ello.

Tokaidin dijo...

En el tema de los exoplanetas estamos en una etapa de trnasición, a la espera de la llegada de nuevos observatorios, como el James Webb o el Telescopio Europeo Extremadamente Grande (E-ELT). Siguen habiendo noticias, claro está, pero no creo, desde mi punto de vista, que merezcan todo un post.

Tokaidin dijo...

Añadiría que estos últimos tiempos están siendo muy animador en lo que respecta a la exploración del SSolar, y lo será aún más en 2015. Es complicado no centrarse mucho en ella ;)