Ultimas imágenes de Curiosity

Ocaso desde otro mundo.Sol 1880
Ocaso marciano.Sol 1863

sábado, septiembre 17, 2011

Dos soles al atardecer

El telescopio espacial Kepler confirma la existencia del primer planeta que orbita un sistema binario.

Posiblemente es una de las imágenes más míticas de la ciencia ficción...el joven y aún desconocedor de su destino Luke Skywalker observando el desértico horizonte de Tatooine mientras sus dos soles descienden ya sobre el horizonte. Sin duda una de esas escenas por lo que una película es siempre recordada, y más en 1977, cuando la existencia de planetas en otras estrellas, por no decir ya en sistemas dobles, era aún una simple hipótesis y no pocos creían que quizás nuestro Sistema Solar era único en el Universo.

Hoy, más de tres décadas y 600 mundos después, el telescopio espacial Kepler nos anuncia, y esta vez sin duda ninguna, el descubrimiento de un planeta que orbita alrededor de un sistema estelar binario, dos estrellas ligadas por su gravedad común...en los cielos del ahora conocido como Kepler-16b dos soles, al igual que ocurría en la imaginaria Tatoonie, se esconden detrás del horizonte al atardecer..

Las semejanzas, pero, se terminan aquí...Kepler-16b, a diferencia del mundo de Luke Skywalker, es un gigante gaseoso parecido en tamaño a Saturno, y sus soles bastante más pequeños que el nuestro, con el 69 y el 20% de la masa de nuestra estrella, por lo que si bién el protagonista de nuestra historia se situa a una distancia equivalente a la de Venus (unos 100 millones de Kilómetros), recibe mucho menos calor, estimándose una temperatura media de unos -100 Cº, fuera, por tanto, de la zona habitable, de la cual se situa justo en el exterior. Es decir, totalmente hostil a la vida, aunque no se descarta del todo, pués podría disponer de alguna luna de dimensiones considerables (como ocurre con Júpiter y Saturno) que quizás, con una atmósfera lo suficientemente densa, pudiera ofrecer un ambiente propicio.

A pesar de estas claras diferencia, pero, no impidió a la NASA aprovechar su relativa semejanza para sacar partido en términos publicitarios (los norteamericanos saben vender el producto como nadie, eso nunca hay que olvidarlo), con la presencia de John Knoll, supervisor de efectos visuales de Light & Magic, perteneciente a Lucasfilm Ltd en la conferencia de prensa, buscando realzar la relación entre el ficticio Tatooine y el real Kepler-16b: Trabajando en el mundo del cine, tenemos la tarea de crear cosas nunca vistas antes. Pero,a menudo, los descubrimientos científicos son más espectaculares que cualquier cosa que hubiéramos imaginado. No hay duda de estos descubrimientos influirán e inspirarán a los narradores de historias. Su existencia nos da motivos para tener grandes sueños y abrir nuestras mentes a nuevas posibilidades más allá de lo que creíamos saber".

Dejando de lado esta parte más frivola, aunque divertida, del anuncio, el descubrimiento de Kepler-16b resulta especialmente importante si se tiene en cuenta que una parte de las estrellas, quizás incluso una mayoría, se agrupan en sistemas binarios o incluso más complejos...que puedan formarse planetas en este tipo de familias estelares multiplica, por tanto, las posibilidades y el potencial numero de mundos que pueden existir. Incluido, quizás, uno donde realmente, como ocurría en Star Wars, uno pueda vivir y disfrutar de un doble atardecer.

La posición de Kepler-16b con respecto a sus dos soles, y comparada con las órbitas de Mercurio y La Tierra.

Imaginando mundos habitables con dos Soles...


Ficción y realidad.

Kepler Mission Discovers “Tatooine-like” Planet

NASA's Kepler Discovery Confirms First Planet Orbiting Two Stars

No hay comentarios: