Ultimas imágenes de Curiosity

"Vera Rubin Ridge", una elevación compuesta de una gran cantidad de óxidos de Hierro, vista por la ChemCam en Sol 1,745
Fobos saliendo de un eclipse.Sol 1730

miércoles, noviembre 03, 2010

Los complicados caminos de la aventura espacial

Dos de las sondas Themis dan comienzo su misión Lunar.

Dirigir una sonda espacial hacia su objetivo requiere una gran técnica por parte de aquellos que la controlan, y aunque en ocasiones puede parecer algo relativamente facil lo cierto es que el simple hecho de alcanzar otro planeta es toda una hazaña que solo el progreso tecnológico y la extraodinaria pericia de los que estan detrás hace parecer una operación facil y segura...aunque en ocasiones no sea suficiente para evitar que alguna sonda se pierda, alimentando con ello dudas y teorías de la conspiración por parte de gente que no tiene en cuenta, precisamente, que lo sorprendente no es que fallen algunas sino que tantas lleguen hasta su meta final.


El "reciclaje" de sondas espaciales es el máximo ejemplo de la habilidad con la que los técnicos de las diversas agencias espaciales dirigen estas misiones y hasta que punto tienen que afrontar situaciones y proyectar trayectorias capaces de hacer que sus vehículos esten en el lugar preciso en el momento adecuado, pues a diferencia de las operaciones "primarias" donde todo se calcula antes de lanzamiento para las naves "recicladas", aquellas que tras cumplir su misión se decide enviar hacia nuevos objetivos, es necesario calcularlo todo desde cero y sobre la marcha, estimando la fuerza impulsora necesaria para adquirir la trayectoria requerida, en viajes "improvisados" que en ocasiones hacen necesario programar encuentros con algunos de los planetas para adquirir la velocidad y dirección adecuada.

Dicho así parece complicado, y ciertamente lo es...pero no parece haber límites para la imaginación y la capacidad de superar retos, tal como demuestra el complejo viaje de dos de las sondas Themis hacia su nuevo destino: La Luna.

La misión Themis, destinada al estudio del campo magnético terrestre y los fenómenos a el asociados, estaba compuesta de cinco sondas idénticas cuya trabajo se prolongó durante dos años...tras los cuales todas ellas mostraban un perfecto estado de salud y aun con suficiente combustible para realizar nuevas aventuras. Por ello se decidió que dos de ellas, ahora conocidas como ARTEMIS-P1 y P2, emprendieran un complicado viaje, llevando a cabo una serie de maniobras unicas hasta la fecha y de gran complejidad, que tras algo más de un año las ha llevado hasta los puntos de Lagrange L1 y L2 de la Luna, es decir, moviendose junto a nuestro satélite como si fueran sus guardaespaldas, una hacia el exterior y otra en dirección a La Tierra. Un último paso antes de que entren en órbita alrededor de ella.

Las nuevas metas científicas para estos vehículos el estudio de la interacción de la superficie lunar con el viento solar, que se cree podría ser el mecanismo responsable de la formación de las moléculas de agua detectadas en ella, asi como la de la magnetoesfera terrestre con el Sol, algo, esto ultimo, que se hara desde una prespectiva única: Como la Luna, en su viaje alrededor de La Tierra, entre y sale continuamente del campo magnético de nuestro planeta, ambas sondas, que viajan con ella, dispondrán una prespectiva inédita para estudiarlo y la forma en que el viento solar incide en el.

Todo ello, claro esta, es posible gracias a la habilidad de quienes, tras horas de trabajo e interminables cálculos, son capaces de realizar auténticos juegos de malabarismo planetario capaces de llevarlas hasta su destino. Como ocurre con la práctica totalidad de las misiones de exploración a otros mundos. Y es que aquellos que crean que el viajar por el espacio es facil se equivocan y mucho...



Dos de las cinco sondas THEMIS inician su nueva aventura lunar tras un complejo camino.

Las cinco sondas Themis durante los preparativos para su lanzamiento.

Una visión más cercana de estos cinco ingenios, tomada durante una prueba de resistencia a las vibraciones.

Durante su misión terrestre, las sondas Themis se distibuyeron en una serie de órbitas alrededor de la Tierra que les permitió estudiar el campo magnético terrestre en toda su extensión.

Earth Orbiting Satellites Maneuvered to Now Study the Moon

No hay comentarios: