Ultimas imágenes de Curiosity

Ocaso desde otro mundo.Sol 1880
Ocaso marciano.Sol 1863

sábado, julio 26, 2014

Operación refugio marciano

La NASA inicia las maniobras orbitales para proteger a sus sondas de la llegada del cometa Siding Spring.

El 19 de Octubre será un día de alta tensión para los equipos en tierra de cada una de las misiones actualmente en activo en el planeta rojo, especialmente las que se encuentran en órbita. Será el día en que este viajero de las profundidades pasará extremadamente cerca del Marte, apenas 132.000 Kilómetros por encima de la superficie a una velocidad relativa de 56 Kilómetros/Segundo, escondido detrás en una amplia nube de partículas que podría extenderse hasta el propio planeta. A tales velocidades incluso las más pequeñas pueden convertirse en proyectiles mortales, y por ello representan una amenaza, no tanto para Opportunity y Curiosity, protegidos por la tenue pero suficiente atmósfera, como para sus hermanas que se encuentran más allá de este escudo natural.

El período de mayor riesgo para las sondas en órbita comenzará unos 90 minutos después del encuentro propiamente dicho y se extenderá unos 20 minutos, cuando Marte se situará más cerca del centro de la estela de polvo del núcleo. Será el momento crítico, que podría poner punto y final a cualquiera de ellas de estar situada en el lugar equivocado en el momento erroneo. Y para evitar que eso ocurra, y desde hace meses, se están preparando las estrategias a seguir, maniobras que deberán evitar lo más peligroso del encuentro y mantenerlas a salvo durante esa fase. Una operación de protección a distancia que la NASA ya está aplicando.

Así, el pasado 2 de Julio la Mars Reconnaissance Orbiter hizo  una maniobra de ajuste orbital, que se completará con una adicional el próximo 27 de Agosto, y que deberá dejar a esta sonda en una posición segura al mismo tiempo que válida para estudiar el cometa. Mars Odyssey realizará otra parecida el 5 de agosto, para asegurar que ese 19 de Octubre este veterano explorador se encuentre en el lugar correcto en el momento adecuado, mientras que MAVEN, actualmente en camino y que tiene prevista su llegada el 21 de Septiembre, afrontará también su propio ajuste, en este caso el 9 de Octubre, solo 10 días antes del encuentro. El equipo de la europea Mars Express está igualmente preparando su propio plan de actuación, mientras que de la india Mangalyaan no se sabe nada.

No existe una seguridad total sobre como sucederán las acontecimientos, tal como explica Rico Zurek, científico jefe del Programa de Exploración de Marte del JPL:"Tres equipos de expertos han modelado este cometa para la NASA y proporcionando previsiones para su sobrevuelo. El peligro no esta en un impacto del núcleo, sino del rastro de escombros que vienen de él. Utilizando los límites marcados por las observaciones realizadas desde la Tierra, los resultados de los modelos indican que el riesgo no es tan grande como se había previsto. Marte estará a la derecha del borde de la nube de escombros, por lo que podría encontrarse con algunas de las partículas - o tal vez no". Podría ser, por lo tanto, que en realidad no represente una amenaza real, pero las precauciones, como se suele decir, nunca sobran.

Por otro lado la oportunidad de estudiar tanto a este cometa, especialmente tratándose de uno que nunca antes ha entrado en el sistema solar interior, como su efecto (si es que hay alguno) sobre la atmósfera marciana,  desde la órbita y desde la superficie, representa para los astrónomos un auténtico regalo del Cosmos al que están dispuestos a sacar todo el partido posible.

Así MAVEN centrará su atención en los gases que salgan del núcleo del cometa una vez desarrollada su coma, y también buscará los efectos que este encuentro pueda tener  tener en la atmósfera superior del planeta, Mars Odyssey hará lo propio con las propiedades térmicas y espectrales de coma y cola, mientras que la Mars Reconnaissance Orbiter vigilará la atmósfera de Marte para detectar posibles aumentos de la temperatura y la formación de nubes, así como cambios en la densidad de electrones a altas altitudes, además de intentar obtener vistas detalladas del núcleo. Opportunity y Curiosity, por su parte, vigilarán los cielos con sus sistemas ópticos intentando captar una posible lluvia de estrellas, además de al propio cometa.

En menos de 4 meses ambos mundos, el planeta de rojizos colores y un pequeño cuerpo helado llegado de las más frías profundidades del Sistema Solar, casi se tocarán, y allí, en primerísima fila, estarán nuestros enviados, listos para asistir a ese momento único en la historia. Un privilegio maravilloso al mismo tiempo que un riesgo mortal, pero en ocasiones, para ser capaz de tener lo primero hay que estar dispuesto a aceptar lo segundo. Y en la exploración interplanetaria las dos suelen ir de la mano.
 
Opportunity y Curiosity observarán el evento desde su segura posición en la superficie del planeta, y podrían ser testigos de una espectacular lluvia de estrellas.

Siding Spring pasará muy cerca de Marte, tanto que si fuera La Tierra se situaría a solo 1/3 de la distancia que la separa de La Luna. Resulta sencillo imaginar lo que dirían los vendedores de "fines del mundo". 

En el momento adecuado en la posición correcta, tanto para protegerse durante los minutos que dure el momento crítico del encuentro como para realizar ciencia. Ese es el objetivo de estas maniobras de ajuste orbital.

Siding Spring, cuenta atrás para el 19 de Octubre. 

NASA Mars Spacecraft Prepare for Close Comet Flyby

No hay comentarios: