Ultimas imágenes de Curiosity

Examinando las ruedas coN la cámara MAHLI. Sol 1729
Fobos saliendo de un eclipse.Sol 1730

lunes, mayo 03, 2010

Destellos del pasado

El Lunojod-1 se "ilumina" de nuevo.

Numerosos son los vehículos que descansan en la superficie lunar, recuerdos de una epoca pasada donde la rivalidad entre las dos grandes superpotencias convirtió a nuestro satélite en uno de los "campos de batalla" de la guerra fría...silenciosos y casi olvidados desde hace décadas, pero contrariamente a lo que podía creerse no todos completamente abandonadas.

Y es que uno de los legados dejados por esa epoca de esplendor en la exploración lunar siguen hoy día proporciondo información cientifica...son los LRR
(Laser Ranging Retro-Reflector), basicamente espejos compuestos que fueron llevados por los Apolo 11, 14 y 15 por parte estadonunidese y por los rovers Lunojod 1 y 2, que viajaron a bordo de los Luna 17 y 21. Su misión, permitir tomar mediciones desde la Tierra mediante pulsos lasers que se reflejan en ellos y vuelven a nuestro planeta, proporcionando datos tanto de la posición de la Luna en el espacio como de su interior, asi como para poner a prueba distintas teorías físicas...una taréa que se sigue haciendo hoy día.

Y que ahora recibe un nuevo impulso con la localización del desaparecido Lunojod 1 por parte de la sonda
Lunar Reconnaissance Orbiter, lo que permitió finalmente volver a "iluminar" sus reflectores desde la Tierra, algo que se habia intentado numerosas ocasiones pero que la falta de una localización precisa habia hecho fracasar...y es que era necesario conocerla con exactitud para conseguir que los pulsos lasers, que cuando alcanzan la Luna abarcan una zona de 2 kilómetros de diámetro, pudieran incidir sobre el y hacer que una pequeña parte de los fotones enviados volvieran reflejados a nuestro planeta.

El estudio lunar mediante este sistema de lasers y espejos se realiza actualmente desde el telescopio de 3,5 metros del Observatorio Apache Point, en Nuevo México, a cargo de un equipo denominado APOLLO (Apache Point Observatory Lunar Laser-ranging Operation). Y son ellos los que han logrado, finalmente, sacar de las sombras esta reliquia soviética.

No se trata de un redescubrimiento puramente simbólico, como lo fue el fotografiar de nuevo los lugares de alunizaje de los Apolo, sino que tiene una notable importancia a fines prácticos...y es que ahora, al disponer de un nuevo refrector que se suma a los ya existentes, las mediciones ganarán en precisión y profundidad. Un hecho que todos los astronómos tenían bién presente y por el cual se esperaba que, tarde o temprano, el desenlace de esta búsqueda llegará a su fin, lo que sin duda representa una excelente noticia para el futuro, ya que se espera mucho de este vehículo y de lo que pueda aportar a la exploración lunar:

"Lunokhod 1, gracias a su ubicación, será el más idóneo para impulsar la comprensión del nucleo, y ofrecer una estimación precisa de la posición exacta del centro de la luna, lo que es de suma importancia para la futura planificación de orbitas y para poner a prueba los postulados gravitatorios de Einstein", explica
Tom Murphy, profesor de Física de la Universidad de San Diego y lider del equipo responsable de este descubrimiento.

Una de las primeras sorpresas ha sido el propio resplandor generado por el Lunokhod 1 al ser alcanzado desde la Tierra, y que fue hasta 5 veces mayor que el que genera habitualmente su hermano Lunokhod 2 durante este tipo de operaciones...lo que descarta de golpe todas las especulaciones sobre su destino que han surgido en estos 40 años de silencio, que planteaban la posibilidad que hubiera caido en un crater o que, simplemente, hubiera quedado en una posicion tal que sus refrectores apuntaran en una dirección opuesta al de nuestro planeta. De hecho es justo lo contrario: Su extrema luminosidad implica que su orientación es ideal, mirando directamente hacia nosotros...sea casualidad o no las últimas maniobras realizadas por el Lunokhod 1 antes de detenerse para siempre parece que lo dejaron perfectamente situado.


Desde finales de los años 70, cuando el Apolo 11 dejó sobre la superficie selenita el primero de ellos, los LRR han estado siendo utilizados desde la Tierra como fuente de información, y, por ejemplo, de ellos proviene la demostración definitiva que la Luna se aleja de nosotros lenta pero inexorablemente, y precisar que lo hace a razón de unos 38 Milímetros al año.También permitieron confirmar ligeras variaciones en la rotación lunar, que se interpreta como la posible existencia de un pequeño nucleo fundido de no más de 350 kilómetros de diámetro.

Estos pequeños
pero resistentes espejos son el legado más duradero que dejaron tras de si sovéticos y estadounideses en su vertiginosa carrera hacia la Luna de finales de los 60 y principio de los 70, tan espectacular como carente de una visión de futuro...aun hoy sus destellos nos recuerdan que hace tiempo, en un tiempo ya casi olvidado, estuvimos allí.

"Disparando" contra la Luna...los impulsos laser alcanzan la superficie selenita y los LRR situados en ella...la señal reflejada regresa de nuevo a la Tierra y permite extraer numerosos datos científicos.

El LRR dejado por el Apolo 11, aun hoy utilizado por los astrónomos...

El LRR del Apolo 15, el mayor de los dejados por los Apolo y formado por 300 prismas individuales.

Las dos rover Lunojod (1970 y 1973) representaron el mayor éxito de la carrera espacial soviética en la Luna...hasta la existosa misión Mars Pathfinder, en 1997, fueron los dos unicos vehículos móviles enviados a otro mundo.

La Lunojod 1 es su lugar de descanso, fotografiada por la Lunar Reconnaissance Orbiter..pueden observarse las huellas dejadas durante sus últimos desplazamientos. Su localización permitió al equipo APOLLO saber con precisión donde enviar sus impulsos laser.

Una maqueta del Lunojod 1...puede observarse su LRR, de 11 x 44 x 19 cm.

El Lunojod 3, que nunca llegó ha ser enviado a la Luna tras la finalización de los vuelos soviéticos hacia nuestro satélite en 1976 a pesar de estar ya construido, y que hoy día descansa en el museo ruso NPO Lavochkin.

Iluminando al Lunojod 1

Locate Long Lost Soviet Reflector on Moon

1 comentario:

Fabián dijo...

que aparatos!, un estilo muy steampunk. recie llego a este buen blog.
saludos