Ultimas imágenes de Curiosity

Sol 2206
Sol 2160

jueves, marzo 22, 2018

El granjero que murmuraba a los satélites

Saludando a un satélite con un rebaño de vacas. 

Centenares y centenares de satélites orbitan la Tierra. Desde ofrecer cobertura en las comunicaciones, hasta información climática, datos científicos, posicionamiento global o grandes cantidades de imágenes de la superficie de nuestro planeta, y que son usadas en todo tipo de actividades. Así lo hacen, por ejemplo, los casi 200 satélites Dove, propiedad de Planet Labs. Y eso dio una genial idea al granjero Derek Klingenberg, que se propuso crear algo tan grande que uno de ellos pudiera captarlo. Lo utilizado, dada su profesión, no podía ser otra cosa.

Las imágenes de Dove son utilizado el servicio de monitorización de cultivos Farmer’s Edge, y de aquí donde Klingenberg observó las imágenes que le dieron la idea. Después de estudiarlas en detalle pudo establecer que uno de estos satélites pasaba sobre sus tierras a una hora concreta, que el pudo establecer, a partir de la sombra proyectada por el elevador de 25 metros de su granero, entre 10 y las 10:30 de la mañana. A partir de aquí, y determinada la hora, solo quedó elegir un terreno de colores claros, donde sus vacas resaltaran ante los ojos de Dove, cuyas imágenes no tiene excesiva resolución, y colocarlas de una forma concreta:"Hi", lo que se puede traducir como un "Hola".

Un trabajo que no fue para nada sencillo, pero que dio resultados. Posteriormente, al examinar las imágenes publicadas y buscar las que correspondían a su región y su granja, pudo constatar que el mensaje había llegado. Un ejercicio de maravilla curiosidad, de comprobar por uno mismo que, efectivamente, toda una flota de ingenios orbitales de todo tipo y tamaño, cruzan por encima de nuestras cabezas sin que nos demos cuenta. A menos que tengamos un buen rebaño de vacas.

Los minisatélites Dove, actualmente formando una flota de casi 200 observadores de la Tierra. Uno de ellos sobrevolaba y tomaba imágenes de la región donde se encuentra la granja de Klingenberg, y fue a el a quién envió un saludo. 

Este granjero calculó cuándo pasaría un satélite sobre su terreno y escribió un mensaje con sus vacas