Ultimas imágenes de Curiosity

"Vera Rubin Ridge", una elevación compuesta de una gran cantidad de óxidos de Hierro, vista por la ChemCam en Sol 1,745
Fobos saliendo de un eclipse.Sol 1730

jueves, abril 30, 2015

Cruzando la última puerta antes de Plutón

New Horizons capta los primeros detalles de su superficie, en que se insinúa la presencia de casquetes polares.

La última puerta que quedaba por cruzar, el límite que marcaban las imágenes del Hubble, las mejores disponibles hasta la fecha, está abierta. A mediados de Abril su cámara más potente, LORRI (telescopic Long-Range Reconnaissance Imager) nos entregaba nuevas vistas del aún lejano mundo, y finalmente, a algo menos de 3 meses del encuentro, ya eran superiores a las que el famoso telescopio espacial nos había ofrecido. Solo son ligeramente mejores, aún sin su grado de sensibilidad, y fruto de la aplicación posterior de la llamada técnica de deconvolución, que permitió adelantar varias semanas ese momento, pero marcan un antes y un después al ser las primeras donde podemos apreciar algunos detalles superficiales. En realidad solo manchas que en las imágenes originales son unos pocos píxeles, pero que insinúan cosas interesantes.

Una de ellas es la posible presencia de casquetes polares, como deja entrever la zona brillante que parece encontrarse en su polo norte, que actualmente es el que está iluminado por el lejano Sol y es hacia donde la sonda está mirando." Puede ser evidencia de un casquete polar, lo que podría ser muy, muy emocionante", dijo Stern, quien agregó que los datos de composición recogidos por espectrómetros a bordo de la New Horizons deben resolver la cuestión en Junio. Estas últimas imágenes "son consistentes con las fotos capturadas por el telescopio espacial Hubble, que también observó grandes manchas de diferente brillo". El equipo de New Horizons todavía no sabe la causa de estas variaciones de brillo tan exageradas."Es un misterio - si estas regiones brillantes y oscuras son causadas por la geología o topografía o la composición", explica Stern."Pero la sonda tiene la capacidad, a medida que nos acercamos, para resolver ese tipo de misterios".

Esta diferencia tan notable en el brillo de las diferentes regiones de Plutón, combinado con el hecho de que no dejan de ser unos pocos píxeles, puede estar detrás del curioso efecto que produce al verlo en movimiento, ofreciendo la sensación de que este pequeño mundo no es totalmente esférico. Aunque, claro está, siempre esta la posibilidad de que realmente no lo sea, aunque es dificil imaginar un mundo de más de 2400 Kilómetros de diámetro y principalmente compuesto de hielo que no lo sea, y más cuando hemos visto mundo más pequeños (Encelado o Ceres) que si lo son, y otros parecidos, como la luna Tritón de Neptuno, de tamaño parecido. A no ser que fuera víctima de un cataclismo en tiempos pasados, quizás el responsable de la existencia de Caronte y las otras pequeñas lunas. Las próximas semanas deberemos tener una respuesta clara.

Finalmente, gracias a la campaña de observación a lo largo del tiempo, tenemos secuencias cada vez más claras del hermoso baile de Plutón y Caronte, ahora más que nunca un claro ejemplo de un planeta (enano) doble más que un planeta y su gran luna. Un sistema único y fascinante, algo que jamás hemos podido ver hasta ahora. Otro de los motivos para esperar con extraordinaria expectación el encuentro.

Todas ello son el anuncio de que la misión de la New Horizons, ahora si, está realmente comenzando a desvelar lo que este pequeño mundos, estos pequeños mundos en realidad, nos deparan."Después de viajar más de nueve años a través del espacio, es impresionante ver a Plutón, literalmente un punto de luz visto desde la Tierra, convirtiéndose en un verdadero lugar ante nuestros ojos", dijo Alan Stern."Estas increíbles imágenes son las primeras en las que podemos empezar a ver detalle superficiales, y ya nos están demostrando que tiene una superficie compleja". La última puerta, aquella que custodiaba el Hubble, está abierta. Plutón y sus compañeros de viaje nos espera. Todos listos y preparados para lo que está por venir. La gran aventura interplanetaria de nuestras vidas acaba de comenzar. 

El baile de Plutón y Caronte, girando cada uno de ellos alrededor del centro de gravedad común del sistema. En realidad ocurre en cualquiera donde estén implicados 2 o más cuerpos, pero habitualmente se encuentra en el interior del mayor de ellos, como ocurre por ejemplo con La Tierra y La Luna. Este es el primero caso, a escala planetaria, donde podemos presenciar uno donde este centro se encuentra en el exterior.

Plutón y la orientación de su eje con respecto a como lo está viendo ahora la New Horizons. La mancha blanca parece coincidir con el Polo Norte, lo que refuerza la idea de que pueda ser un casquete polar.

Las mejores imágenes disponibles por el Hubble delata grandes cambios de luminosidad en la superficie de Plutón. Ahora la New Horizons está superando ya este frontera final.

 El viaje de la New Horizons, hasta el infinito y más allá.

NASA’s New Horizons Detects Surface Features, Possible Polar Cap on Pluto

miércoles, abril 29, 2015

Una naves CASI perfectas

La Progress M-27M se da por perdida, y se desintegrará en la atmósfera los próximos días.

Son y seguirán siendo las naves más fiables de cuantas existen actualmente, como demuestra su larga lista de vuelos completados sin problemas y con total éxito, hasta el punto de que sus vuelos han dejado de ser noticia de primera página dado lo "normal" es que lleguen hasta su objetivo con total normalidad. Pero los humanos son imperfectos, y por tanto sus creaciones, por cerca que estén de la perfección, nunca lo serán al 100%, y las Progress rusas no son una excepción a esta realidad. Ciertamente es poco habitual tener que hablar del fracaso de una de ellas, pero así ocurrió con la última, ahora ya destinada a la destrucción sin haber podido alcanzar la ISS, su objetivo.

La Progress M-27M, con todo tipo de suministros y equipos para la estación, despegó del Cosmódromo de Baikonur, en Kazajistán, este pasado 28 de Abril. Inicialmente todo fue, como es casi rutinario, de forma impecable. Pero varias horas después el centro de control ruso perdía el contacto con ella, aparentemente por un fallo tanto en las antenas de navegación como el sistema de propulsión. Los repetidos intentos de recuperar las comunicaciones fracasaron y la nave empezó a girar sin control. Con ello Rusia la daba por perdida, siendo ahora su mayor preocupación asegurarse de que sus restos caerán sobre una zona deshabitada, cosa no sencilla al tratarse de un vehículo con el cual ahora mismo no existe comunicación estable. Los próximos días sabremos el desenlace, aunque incluso en el caso de que esta se produzca de forma totalmente aleatoria las posibilidades de que lo haga sobre una zona densamente poblada (que solo implica el 3% del total de la superficie terrestre) es muy baja.

¿Y que ocurre con la ISS? La estación cuenta con reservas de comida, agua y componentes críticos para más de 4 meses, especialmente después de la reciente llegada de la Dragon de Space X, por lo que la pérdida de la Progress M-27M no es crítica, pero si un serio tropiezo, que alterará el calendario previsto de próximos lanzamientos. Este es el caso de la Progress M-28M, que posiblemente veremos despegar antes del 6 de Agosto, antes de su fecha de lanzamiento prevista inicialmente. Esperemos que entonces estas venerables naves regresen a su habitual senda de éxitos.

Entre los datos que han podido llegar de la Progress M-27M tenemos este vídeo de la cámara de navegación de la nave, que muestra su giro sin control.

Lanzamiento de la Progress, aparentemente sin mayores problemas. Horas después, pero, la situación se complicaría. 

La nave espacial Progress M-27M fuera de control empieza a desintegrarse 

Space Station Well-Supplied Despite Out-Of-Control Spacecraft

martes, abril 28, 2015

Una última luz antes del silencio

MESSENGER envías sus últimas imágenes antes de impactar contra Mercurio.

Vivimos ya las últimas horas de la larga vida de una sonda que, a lo largo de sus 11 años de vida, 4 ellos en órbita alrededor de Mercurio, revolucionó nuestro conocimiento del planeta más cercano al Sol, mostrándonos un mundo mucho más complejo y activo del que si aspecto lunar podía sugerir. Sin combustible para compensar los efectos de las mareas gravitatorias solares, que lentamente le hacen perder altura, y una vez agotado el recurso improvisado que fue el utilizar el gas Helio, cuya función original es dar presión a la Hidrazina, para realizar ajustes en su trayectoria, lo que permitió alargar su vida unos meses, ya solo queda esperar a lo inevitable.

Y este momento llegará este próximo 30 de Abril, cuando finalmente la MESSENGER impactará contra la superficie de Mercurio, generando un pequeño cráter, la primera señal directa que la Humanidad dejará en este planeta. Pero sus instrumentos y cámaras estarán trabajando hasta el último momento, intentando enviar a La Tierra los máximos datos posibles antes del final. Entre ellas las imágenes con mayor detalle jamás conseguidas, dado que la escasa altura a la que se está moviendo ya en su Perihelio le permite observar la superficie como nunca había podido hacer anteriormente. Aunque podría llegar alguna más antes del silencio, posiblemente estas son las últimas que veremos de MESSENGER, y las últimas que nos llegarán desde Mercurio durante mucho tiempo.

Es un momento de tristeza, pero la ingente cantidad de datos, imágenes y descubrimientos realizados nos recuerdan que estamos ante una misión cuyo éxito es completo, sin ningún "pero" posible, y por tanto ya dentro, por derecho propio, de la galería de la fama interplanetaria. Los próximos años, a medida que se vayan estudiando más en profundidad, nuevos hallazgos (y nuevas preguntas) verán la luz, lo que se convertirá en un puente, a la vez que un preparativo, para la llegada de la misión BepiColombo, que deberá tomar el relevo. Aunque para ello deberemos esperar hasta la próxima década.

La fotografía con mayor resolución tomada durante toda la misión de la MESSENGER, 1.1 Metro/Píxel.

Una vista oblicua del posible cráter volcánico Adedin.

Otra imagen con una resolución extrema, 2.8 Metros/Píxel, fruto de la poca altura a la que se encontraba en ese momento.

Un complejo de cráteres secundario, formados por el impacto de los restos lanzados por un impacto meteórico, visto el 16 de Abril de 2015.


Los Hollows (hueco) son una de las estructuras más sorprendentes, especialmente por ser geológicamente muy jóvenes en comparación al terreno circundante. Ahora los veremos por última vez.

An Oblique View of Abedin Is One of MESSENGER’s Final Scenes

lunes, abril 27, 2015

Un sueño de 4000 Soles

Opportunity cumple 4000 días marcianos de misión.

Se está convirtiendo en una maravillosa rutina el celebrar sus logros, observar como una tras otras las marcas que tan lejos parecían hace no tanto tiempo ahora son alcanzadas y dejadas atrás, ser testigos como los objetivos en el terreno, que en su momento parecían imposibles ahora están ante sus ojos, e incluso mirá ya más allá, hacia nuevos horizontes. A su 11º aniversario le siguió con relativa rapidez el completar la primera maratón marciana, y ahora una nueva cifra simbólica hace acto de presencia en su contador temporal. No deja de ser de importancia relativa, no más importante que la anterior o posterior, pero a todos nos gustan los números redondos y aquí no será la excepción.

Opportunity llega a esta cifra "mágica" en bastante buena forma, excelente si se tiene en cuenta que su misión inicial era de 90 Soles (días marcianos, ligeramente más largos que los terrestres) y que los más optimistas esperaban que sobreviviera algunos centenares más. Pero al Sol 1000 le siguió el 2000, el 3000 y ahora el 4000. Y en cada caso parecía un logro extraordinario,un regalo para los científicos, pero que difícilmente podría ir mucho más allá. Cosa que precisamente sigue haciendo aún hoy día, aunque afrontado una serie de problemas, en ningún caso críticos, pero que si obligan a su equipo en tierra a tratarlo con cuidado.

Una de sus ruedas está inmovilizada, lo que hace que normalmente se desplace "de espaldas" para evitar que falle totalmente y facilitar así el movimiento del conjunto, no puede replegar completamente su brazo robótico por el desgaste de una de sus junturas, por lo que este se encuentra siempre extendido, aunque si es capaz de moverlo verticalmente, 2 de sus 3 instrumentos ya están fuera de servicio, aunque el más importante de todos ellos, el APXS, sigue plenamente operativo, y afronta periódicos ataques de amnesia (pérdida de datos e instrucciones almacenas en su memoria Flash), si bien el reciente formateo de esta parece haberlos reducido mucho tanto en frecuencia como en intensidad.

Como una persona ya muy entrada en años, con los problemas típicos que ello implica, pero que a pesar de todo se conserva extremadamente bien para la edad que tiene. Así se podría definir el estado de Opportunity, que ahora mismo sigue trabajando en la entrada de Marathon Valley, estudiando las formaciones rocosas que conforman el cráter conocido como "The Spirit of St. Louis". Toda esta zona tiene fuertes señales de presencia de arcillas, según señalan los dato de la sonda orbital MRO, de ahí el gran interés por llegar hasta el para explorarlo. Y eso es, precisamente, lo que estará haciendo los próximos Soles. Cuantos más? Quién lo sabe. Lo único seguro es que mejor nunca apostemos contra Opportunity. Tenemos las de perder.

La ruta seguida por Opportunity los últimos días.

Imágen y desplazamiento de Opportunity durante Sol 4000.

Su larga vida es ya tan extraordinaria que incluso se hacen bromas sobre ello. En todo caso que los primeros astronautas que pisen la superficie del planeta rojo vayan con cuidado. Nunca se sabe....

Update: Spirit and Opportunity

domingo, abril 26, 2015

Post Vintage (136): La tenue columna de luz de nuestro hogar galáctico


Recorriendo el firmamento de un extremo a otro, como un camino de tenue luz entre el más de estrellas y el corazón galáctico, la luz zodiacal revela la estructura de nuestro Sistema Solar y delata al mismo tiempo, como un eco lejano, el antiguo disco de gas y polvo del que debieron nacer todos ellos.

Creada a partir de una serie de fotografías tomadas por los telescopios Subaru y Keck, en la cima del Mauna Kea, a lo largo de la noche del 3 al 4 de Abril, entre las 19:35 a las 04:28 hora local, esta espectacular panorámica de 360º permite apreciar con una nitidez asombrosa el llamado Plano de la Eclíptica, la estrecha región por la que se mueven la totalidad de los planetas, incluido, claro está, el nuestro, y que brilla por la dispersión de la luz solar por parte de partículas de polvo que se encuentran en ella. Una resplandor que solo vemos parcialmente poco después del atardecer o antes del amanecer y que conocemos como Luz Zodiacal, aunque el montaje de imágenes aquí realizado permite observarlo en su totalidad.

Podemos observar dos planetas, Venus y Saturno, y podemos apreciar que ambos se sitúan prácticamente en el centro de la columna de luz, algo que no es una coincidencia. Los otro planetas, de haber estado presentes, aparecerían en esa misma posición, y vista desde la superficie de cualquiera de ellos La Tierra también lo estaría. Incluso el Sol, aunque evidentemente su resplandor eclipsa por completo lo que no deja de ser el tenue reflejo de su propio luz. Solo el pequeño Plutón, con su notable inclinación orbital, se situaría fuera, siendo uno de los motivos, aunque no el único, por el cual perdió su categoría planetaria.

Además de un clase gratuita de mecánica celeste, esta panorámica permite apreciar otro fenómeno mucho menos conocido, el Gegenschein, la mancha luminosa que aquí vemos rodear a Saturno. Situada siempre siempre en dirección contraria al Sol, podríamos considerar como el débil reflejo de nuestra estrella sobre el mismo polvo que da lugar a la Luz Zodiacal, pero que al incidir las luz solar perpendicularmente (por diminutas que sean dichas partículas también presentan fases como la Luna, por lo que su brillo es mayor o menor según su posición) crean esta curiosa región oval ligeramente resplandeciente.

Un conjunto realmente fascinante que tiene como telón de fondo una espléndida visión de nuestra Galaxia, la Vía Láctea. Tan maravilloso como instructivo.

Las diversas fotografías con las que se dio forma a la protagonista de este post: Respectivamente las tomadas 60,70 y 80 minutos después del atardecer.

..de Gegenschein en detalle...

..del Corazón de la Vía Láctea...

y de 95 minutos antes del Amanecer.

Mercurio, Venus, Marte y Saturno en un imagen tomada desde la cima del Monte Lawu. Podemos ver aún con mayor claridad el plano de la eclíptica, aunque no tanto la luz zodiacal, tanto por la contaminación lumínica como por el hecho de que aún era un momento muy temprano del atardecer.

Zodiacal Light Panorama

sábado, abril 25, 2015

Hubble: Una historia de redención

El telescopio espacial Hubble cumple 25 años en plena forma y con mayor capacidad que nunca. 

Su historia es una historia nacida del sufrimiento y desesperación, pero que llevaría a la gloria y la redención. Es la de la lucha por mantener vivo un proyecto iniciado hace décadas, pero que debió superar no pocos obstáculos para convertirse en el símbolo de la astronomía moderna que es actualmente. No solo en tierra, donde además de tener que convencer a tantos estamentos científicos y políticos de afrontar una inversión de tal calibre, debieron afrontar la periódica amenaza de la cancelación por temas presupuestarios y los inevitables desafíos tecnológicos, sino también en el espacio, cuando una vez en órbita se descubrió un fallo de fabricación en su lente principal que, literalmente, hacia que el Hubble sufriera una acusada miopía.

Su entrada en la historia no pudo ser, por tanto, menos prometedora. Pero sería a partir de ese momento comenzó su camino hacia la cima, gracias en buena parte a que se diseñó para que pudiera encajar perfectamente en la bodega de un transbordador espacial, al ser precisamente uno de ellos, el Discovery, el encargado de llevarlo hasta la órbita. Esto permitió realizar una misión de rescate, considerada en su momento "la reparación más ambiciosa de la historia de la aeronáutica", cuyo completo éxito cambió para siempre el destino de Hubble, y por extensión, de no poco de lo que hemos aprendido del Universo gracias a el. Otras las seguirían, ya no solo para repararlo y ponerlo a punto, sino también para modernizarlo con nuevos y mejores instrumentos. Un servicio de mantenimiento que cualquier sonda interplanetaria soñaría poder disponer en más de un momento.

Como resultado, 25 años después, el Hubble es más potente y se encuentra en mejor forma que nunca."Incluso la persona más optimista con la que podría haber hablado en 1990 no habría podido predecir el grado en que el Hubble reescribiría nuestros libros de astrofísica y ciencias planetarias", explica el administrador de la NASA Charles Bolden. "Un cuarto de siglo más tarde, el Hubble ha cambiado fundamentalmente nuestra comprensión del Universo y nuestro lugar en él". Al ritmo actual, el telescopio produce nada menos que 10 TB de datos nuevos por año, y  los científicos los han utilizando para producido casi 13.000 artículos científicos. Y muchos otros por llegar, ya que se espera que esté, como mínimo, 5 años más en activo, hasta 2020, por lo que coincidiría con la llegada del James Webb, cuyo lanzamiento está previsto para 2018. Ambos podrían formar un equipo realmente maravilloso, combinando sus esfuerzos para ir más allá de lo que podrían hacerlo cada uno de ellos de forma individual.

Con los transbordadores espaciales fuera de servicio ya no es posible nuevas misiones para ponerlo a punto, y especialmente para darle el pequeño impulso extra necesario para compensar su lenta caída a causa de la fricción atmosférica, en algún momento de la década de los 30 se desintegrará en las capaz altas de la atmósfera. Su destino estaba atado al de estos venerables vehículos, y su final también significará el suyo. Pero su legada está destinado a vivir para siempre, y lo que es más importante, posiblemente lo mejor aún está por llegar. Al camino que, desde el abismo de desesperación en que se sumergió hace 25 años, lo llevó a la cima de la gloria, aún le quedan maravillosas curvas y gloriosas pendientes que superar.


Infografía: 25 años de Hubble.

 Los 25 años en números.


El Hubble antes de su lanzamiento, durante el proceso de construcción y puesta a punto. Sería el final de un largo camino para hacerlo realidad, pero los problemas llegaría una vez en órbita, cuando se descubrió una aberración óptica en su lenta principal que no fue detectada en tierra.

El despliegue del Hubble por parte del Discovery. Diseñado para encajar en la bodega del transbordador, esto permitió que posteriormente recibiera nuevas visitas, tanto para reparar los fallos como para actualizar sus instrumentos.

Devastador fue para toda la comunidad astronómica mundial descubrir los problemas ópticos del recién lanzado Hubble. Aquí, la luz de una estrella aparece dispersada, en lugar de concentrada en unos pocos píxeles. Afortunadamente el transbordador Endeavour iría al rescate con una compleja misión de reparación.

"Servicing Mission 1", para sacar al Hubble del abismo en que parecía haber caído, instalando un corrector óptico para compensar la aberración detectada en la lenta principal.

"Servicing Mission 5", la última vez que visitamos el Hubble. En esta misión se remplazaron componentes ya en mal estado por otros nuevos y mejores, además de instalar unas baterías mejoradas y nuevos instrumentos, elevando su capacidad hasta cotas jamás alcanzada. 

25 Years of the Hubble Space Telescope: A Story of Redemption

25 Years of the Hubble Space Telescope

viernes, abril 24, 2015

Encuentro en Artist's Drive

Siguiendo a Curiosity desde la órbita marciana.

Observar a un explorador interplanetario a través de los ojos de otro resulta siempre extraño al mismo tiempo que fascinante, que ya representa ir más allá de lo que podemos ver a través del primero, cercano pero limitado, y ofrecer una visión en conjunto mucho más clara. No es sencillo, el Sistema Solar en inmenso y una sonda diminuta en comparación, pero en Marte, por ser el planeta donde se están concentrando buena parte de los recursos de la Humanidad, tanto por cercanía como por interés científico y futuro objetivo de la exploración humana directa, eso no es solo posible, sino que se está convirtiendo, gracias especialmente a la Mars Reconnaissance Orbiter, en algo casi rutinario. Pero no por ello menos fascinante.

El último ejemplo de ellos nos llega del enorme Curiosity, observado por el potente ojo de esta sonda. Aunque el gran tamaño de este rover sin lugar a dudas hace más sencillo captarlo, no por ello resulta menos meritorio. Y en esta ocasión, celebrando además que recientemente superó la marca de los 10 Kilómetros desde su aterrizaje en Gale, lo vemos en su travesía del valle conocido como "Artist's Drive", en la parte inferior de las laderas de Aeolis Mons. Poco más atrás quedaba ya el afloramiento rocoso conocido como Garden City, cuyas curiosas formaciones están entre las más sorprendentes vistas hasta ahora, y que delatan, una vez más, la antigua acción del agua en la superficie de Marte, o al menos en Gale.

Curiosity sigue ahora adelante, en una odisea que solo tiene en el desgaste de las ruedas (aunque ahora parece que bajo control una vez tomadas las medidas oportunas) y recientemente con la aparición de un pequeño cortocircuito en el mecanismo de perforación del brazo robótico durante su actividad en Telegraph Peak, motivos de preocupación por parte del equipo de misión.

Desplazamiento a través del valle Artist's Drive, en la parte baja de la laderas de Aeolis Mons.

Imágenes tomadas por la Cámara de Navegación y la MastCam el mismo día en que la MRO la captó desde la órbita. 

Mars Orbiter Views Curiosity Rover in 'Artist's Drive'

jueves, abril 23, 2015

Regresando a Pegasi

Realizando el primer detección directa de la luz visible de un exoplaneta. 

El exoplaneta 51 Pegasi b, situado a unos 50 años luz de la Tierra, en la constelación de Pegaso, tiene el honor de ser el primer planeta en otra estrella cuya existencia fue confirmada, poniendo así punto final al eterno debate de si el Sistema Solar era algo excepcional, una rareza cósmica, o si por el contrario, la galaxia estaba llena de planetas. Hoy día, con más de 1.900 conocidos repartidos entre 1.200 sistemas, la idea de que eramos únicos puede parecer absurda, pero en realidad solo han pasado 20 años desde que entendimos que no era así. Para los libros de historia quedará siempre como el mundo que cambió nuestro mundo. Y ahora quizás lo haga de nuevo.

En la actualidad, el método más utilizado para examinar la atmósfera de un exoplaneta es observar el espectro de su estrella a medida que se filtra a través de la atmósfera del planeta durante el tránsito (una técnica conocida como espectroscopía de transmisión). Un enfoque alternativo es observar el sistema cuando la estrella pasa por delante del planeta, lo que principalmente ofrece información sobre sus temperatura. Ambos tienen, por tanto, la tremenda limitación de depender de que se produzca alineamientos visuales con respecto a La Tierra, algo que en realidad solo ocurre con una fracción mínima, ya que el plano orbital de un sistema planetario puede esta orientado de forma totalmente aleatoria. Por tanto solo en algunos casos esta es la adecuada, mientras que el resto, en realidad la mayoría, queda fuera de cualquier posibilidad de examen. Hasta ahora.

Utilizando el instrumento HARPS, el "cazador de planetas" del Observatorio La Silla de ESO (en Chile), los astrónomos han hecho la primera detección directa del espectro de luz visible reflejada de un exoplaneta, validando así una nueva técnica que potencialmente podría usarse para el estudio de muchos más exoplanetas, al no depender ya de los puntuales y caprichosos tránsitos, permitiendo deducir además características que estarían fuerza del alcance con las "tradicionales".

En este método el espectro luminoso de la estrella anfitriona se utiliza como una plantilla para guiar la búsqueda de una firma similar de luz que se espera se refleje en el planeta a medida que describe su órbita, una tarea sumamente difícil ya que los planetas son increíblemente débiles en comparación con sus deslumbrantes soles. También es común que la señal del planeta pueda verse saturada por otros pequeños efectos y fuentes de ruido. El éxito de la técnica, a pesar de tales dificultades, cuando se aplica a los datos de 51 Pegasi b recogidos por HARPS, proporciona una valiosísima prueba de concepto. Jorge Martins, del Instituto de Astrofísica y Ciencias del Espacio (IA) y la Universidad de Oporto (Portugal), y que dirigió esta investigación, lo explica: "Este tipo de técnica de detección es de gran importancia científica, ya que permite medir la masa y la inclinación real de la órbita del planeta, esenciales para entender mejor todo el sistema. También nos permite estimar la reflectancia del planeta (o albedo), que puede utilizarse para inferir la composición tanto de la superficie como de la atmósfera del planeta".

¿Y que resultado nos ofrece con respecto a nuestro amigo 51 Pegasi b? Que tiene una masa de alrededor de la mitad de la de Júpiter y una órbita con una inclinación de unos 9º en dirección a la Tierra. También parece ser más grande que Júpiter en diámetro y  altamente reflectante, las características típicas de lo que se conoce como un "Júpiter caliente", que está muy cerca de su estrella anfitriona y, por tanto, expuesto a su intensa luz. "Ahora esperamos con impaciencia la primera luz del espectrógrafo ESPRESSO, instalado en el VLT, para poder hacer estudios más detallados de este y otros sistemas planetarios," concluye Nuno Santos (del IA y la Universidad de Oporto), coautor del artículo.

Se abren así las puertas de un nuevo camino en la exploración de los planetas situados en otros soles, del que nuevos observatorios y nuevas tecnologías deberán sacar todo el partido posible. Y estas lo hace en el mismo lugar, la misma estrella, el mismo mundo que en su día abrió la primera y más importante de ellas.
 
Viajando de nuevo a 51 pegasi b.

El observatorio La Silla, con su lente principal de 3.6 metros y el instrumento HARPS, responsables de estas nuevas mediciones. 

Primer espectro de un exoplaneta realizado en el rango visible de la luz